Matrices y matices modelo 2019

19 de enero del 2019

Opinión: Ingnacio Arizmendi

Matrices y matices modelo 2019

Por fin arrancó 2019, aunque con el terrible despertador del carro-bomba contra Colombia en la Escuela de Cadetes de la Policía, coincidente con las marchas estudiantiles que han pedido desmontar el ESMAD, parte esencial de esa fuerza armada. Circunstancia, la del principio de año, propicia para hacer vaticinios, por lo cual esta columna se une a las de los analistas que ya han formulado sus visiones para el año en curso, en virtud de lo cual en los siguientes párrafos van algunas predicciones de las matrices que seis personajes del olimpo político colombiano podrían desarrollar con sus matices a lo largo del 2019:

Gustavo Petro. Afianzará su discurso de víctima, de ser un “perseguido” por la Fiscalía, la Procuraduría, el Consejo Nacional Electoral, el Ejecutivo, los medios capitalistas, las oligarquías, el grupo Aval y otras fuentes. El objetivo será desviar la atención alrededor de las investigaciones que Petro tiene en curso, incluida la del famoso “petrovideo”, en el que aparece recibiendo dinero en bolsas en forma clandestina, un acto digno de una nueva versión de “El Padrino”. Además, seguirá posando de “anti Maduro” con el fin de mermar temores en muchos ciudadanos, pero le será inútil dada su conocida admiración por las ideas y la persona de Hugo Chávez, “el comandante eterno”, esto es, por el castrismo.

Así mismo, empleará su verborrea, vitoreada por sus seguidores, para llamar a la movilización continua y atacar a Iván Duque, Álvaro Uribe y el Centro Democrático. Esa verborrea será de tal tamaño e intensidad, que, si en honor del inventor Nikola Tesla, en el sistema internacional se denomina “tesla” a la unidad de medida de la intensidad del flujo magnético, en el sistema nacional deberíamos llamar “petro” a la unidad de medida de la intensidad del flujo retórico.

Claudia López. Elevará su “coeficiente de vociferación” para persistir en varias cosas: dividir a los colombianos en “decentes” (sus partidarios) e “indecentes” (quienes no estamos con ella); restregarnos repetidamente su doctorado; intensificar su prédica rabiosa contra el expresidente Uribe y el uribismo; hacernos creer que es la única luchadora contra la corrupción, por lo cual merecería ser elegida en lo que diga; tratar de explicar su relación de amor-odio con Petro, y arreciar sus críticas al presidente Duque.

Rodrigo Londoño. Reiterará su convicción de que este país necesita una revolución similar a la de los Castro en Cuba y Chávez en Venezuela. Como sabe que han sido un fracaso profundo para sus pueblos y proyectan mucha desconfianza en las gentes de todos los estratos, expondrá sus ideas de forma amable, sin la pose felina que acostumbraba adoptar “desde las montañas de Colombia”. Reforzará la foto con un lenguaje respetuoso y de sonidos conciliadores, y dirá, una y otra vez, que las Farc han cumplido con todas las obligaciones dispuestas en el Acuerdo con Santos. Incluso intentará cuestionar las acciones del Eln y otras guerrillas para bajar suspicacias y crecer en adeptos entre los asustadizos colombianos.

Jorge Robledo. Este curtido y encanecido miembro de las izquierdas internacionales y nacionales seguirá con su lucha de los años anteriores: hacer creer –algo imposible– que encarna una doctrina democrática, respetuosa de las libertades ciudadanas, de las libertades de expresión, de las libertades políticas, etc., cuando se sabe que su movimiento forma parte de la misma veta ideológica de la que se alimentan los gobiernos marxistas criollos. Para dispersar la atención y las aprensiones al respecto, y disolver temores, insistirá en condenar las prácticas corruptas en el país y la ineficiencia del Estado y del gobierno de Duque, y estará atento a ocupar el lugar que le indique el movimiento político que sea afín a sus conceptos y que proyecte disputar el favor de la opinión.

Humberto de la Calle. Persistirá en vapulear todos los actos del presidente de la república como proyección de su curtido desafecto al expresidente Uribe y al uribismo, a quienes seguirá acusando, una y otra vez, de haber bombardeado la paz y el proceso con las Farc, por lo cual el No ganó, “a punta de mentiras”, en el plebiscito de octubre de 2016. Ese desarreglo mental y conceptual lo llevará muy adentro durante un tiempo más. ¿Hasta cuándo? Hasta cuando se saque esa espinita de su corazón. Mientras tanto, en este 2019 le costará trabajo analizar las cosas sin rasguñar con sus palabras, y evitar dar a entender que Álvaro Uribe y su partido son los principales responsables de los problemas de la paz.

Germán Vargas. Impulsado por sus inocultables y legítimas ganas de sentarse en la silla que ocupara su abuelo Carlos Lleras Restrepo (¡qué falta hace hoy!), Vargas Lleras hilará fino para aparecer lejano de Juan Manuel Santos –uno de los presidentes más impopulares en la historia reciente de Colombia– y quitarse de encima el sambenito de ser santista. También se las arreglará para mostrarse amistoso ante Uribe y a la vez crítico ante Duque, con lo cual coquetea a los uribistas e intenta atraer a jóvenes de clase media que no creen en Iván Duque. De modo simultáneo se empeñará en proyectarse como alguien que, dada su amplia experiencia política y de gobierno, tiene las mejores o únicas soluciones para los problemas del país.

Las matrices y los matices expuestos se derivan de las líneas mostradas por los seis personajes en 2018 en intervenciones y redes (anti)sociales. Con todo ello buscarán alcanzar objetivos personales y políticos a corto y mediano plazo, en especial de cara a los comicios de 2022. Pero si las cosas se les enredan, quizás necesiten los servicios de alguien parecido a aquel muchacho que envió su hoja de vida a un político porque deseaba trabajar como su vocero de prensa, muchacho al que un asesor contactó y le dijo: “Tu currículum vitae es un mar de distorsiones, verdades a medias, exageraciones y mentiras. Sin embargo, ¿puedes empezar a trabajar el lunes próximo?”…

INFLEXIÓN. “Que los colombianos nos unamos”. Muy bonito. ¿Pero será posible a sabiendas de que miles están comprometidos con organizaciones armadas que tienen respaldo político y con organizaciones políticas que tienen respaldo armado?

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO