Meteórico ascenso de Iván Duque

Meteórico ascenso de Iván Duque

19 de diciembre del 2017

Atrás quedaron las calumnias, aunque algunos aún no se sacuden el resentimiento del perdedor y siguen balbuceando mentiras e injurias contra Iván Duque, huracán político que se perfila como el presidente que enderezará la historia de Latinoamérica, saqueada por los inescrupulosos del Foro de Sao Paulo.

Este joven abogado de 41 años fue formado para ser presidente de Colombia por Álvaro Uribe Vélez, con especializaciones y maestrías en diversas universidades americanas, entre ellas Harvard y un recorrido como profesor universitario que incluye la Cátedra Colombia que en la Universidad Sergio Arboleda dictaba el inmolado Álvaro Gómez Hurtado.

Su visión económica del país lo convirtió en asesor de los ministros de hacienda Juan Manuel Santos y Roberto Junguito y luego pasó al BID por más de diez años donde fue promotor de la Economía Naranja o industria cultural; autor de libros y de propuestas para la ONU por la paz y contra la pobreza en países de Asia, de África y obviamente de nuestro continente.

Uribe lo incluyó en su lista al Senado y se convirtió en cabeza visible de la oposición al gobierno de corrupción y de criminalidad de Santos, destacándose por su ejecutoria parlamentaria, por la cual fue elegido por dos años consecutivos como el mejor senador de Colombia.

En lo personal es un hombre cálido, familiar, respetuoso, carismático, su envidiable memoria y su criterio forjado en la academia lo hacen imbatible en el debate. Esa claridad de país se traduce en el respaldo incondicional de las gentes de todos los sectores y clases sociales, que al oírlo, saben que en Iván Duque tienen la salvación de Colombia.

Los meses que faltan son de unidad y de conciencia nacional para que quienes son anti FARC y anti Santos y aspiran una derecha radical como la de Ordóñez o una derecha conservadora como la de Martha Lucía, hagan cuentas y entiendan que un sufragio por ellos, rebota a favor de las FARC, porque lo restan a quien puede derrotarlos, haciéndonos ir a una segunda vuelta, donde tendrán que votar, o por el candidato de las FARC encarnadas en Fajardo o Petro, o por Duque. El país no merece hoy ni indecisos, ni resentidos. Todos tienen la puerta y el corazón abierto. El voto por Iván Duque es la única alternativa para salvar a Colombia de la miseria socialista.

Vale la pena observar su meteórico ascenso en las encuestas de intención de voto, según Cifras Conceptos, Datexco, Mosqueteros, Ivamer, Yanhaas y Gallup.

@mariojpachecog

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.