Mi lista de deseos en el 2016

30 de diciembre del 2015

La guerra del centavo en las pautas, los convirtieron en amarillistas.

Aunque habituamos hacer nuestras peticiones los domingos en misa, el 31 de diciembre, es la fecha donde manifestamos a nuestros familiares, amigos y gobernantes los mejores deseos de bienestar.

Seguramente el deseo de todos los colombianos este año, es que el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos y los negociadores de la guerrilla de las Farc logren firmar un acuerdo de paz para que podamos convivir en total tranquilidad, como viven los ciudadanos de la mayoría de los países de Latinoamérica y el resto del mundo. Claramente, necesitamos que se cumpla una esta lista de deseos para que esta paz perdure en Colombia. Acá va la mía:

Que en el Congreso de la República no se sigan aprobando Leyes a cambio de puestos y mermelada que se reparte a través de los cupos indicativos (auxilios parlamentarios). Ello, incentiva la corrupción pública y la creación de nuevos grupos armados. Es una vergüenza por ejemplo, los robos descarados que se hicieron a través de los contratos de vías terciarias y los comedores infantiles del ICBF.

Que el nuevo Fiscal General de la Nación, ejerza sus funciones sin intereses políticos y no deshonre a una institución que merece todo el respeto y credibilidad por parte de los colombianos. En todos los noticieros de radio y televisión del pasado 28 de diciembre, el campeón de las inocentadas y el hazme reír del país, fue el Fiscal Montealegre y su contratista Natalia Springer.

Que la Policía Nacional de Colombia y la Corte Constitucional hagan algo para limpiar su imagen y recuperar la confianza de los colombianos. Las denuncias hechas por varios medios de comunicación contra el General Palomino y el Magistrado Pretelt, merecen un debido proceso para que se aclaren pronto estas imputaciones de cargo y  se recupere la credibilidad de estas dos importantes instituciones del Estado.

Que el Gobierno Nacional no siga imponiéndonos más impuestos para resolver los huecos fiscales  que aparecen a mitad de camino por culpa de una equivocada planeación en los ingresos y el gasto público. Las últimas reformas tributarias han sido un dolor cabeza tanto para el Gobierno, como para los empresarios del país. Que nos digan de una vez por todas, cuáles son las propuestas que hicieron los nueve expertos convocados por el Gobierno para que elaboraran las bases de la próxima reforma tributaria, para saber a que atenernos.

Que se apruebe una Ley, que exija unas altas calidades y competencias a los aspirantes a Congreso de la República, Gobernadores, Alcaldes, Diputados y Concejales. Es una vergüenza escuchar a ciertos personajes de éstos, cuando hablan en público y en privado.

Que el Gobierno Nacional impulse una fuerte política de construcción y operación de sistemas de riego, chatarrización de maquinaria agrícola y exención de impuestos al sector agropecuario, a ver si comenzamos a producir más barato las 10 millones de toneladas de alimentos que estamos importando al país y comenzamos a liderar las exportaciones en los mercados de Europa, Asia y Estados Unidos. Los peruanos lo hicieron en tres años, con la ayuda del Banco Mundial.

Que Dios ilumine a los directores de los noticieros de televisión para que dediquen más tiempo a las noticias amables y menos tiempo a las noticias violentas. La guerra del centavo en las pautas, los convirtieron en amarillistas.

Que Dios los bendiga a todos.

*Consultor en financiamiento agroindustrial

Por: Indalecio Dangond Baquero

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO