Los tres Mosqueteros

Los tres Mosqueteros

7 de enero del 2017

Tres periodistas que brillaron con luz propia, cada uno a su manera, en los medios electrónicos, solían encontrarse al despuntar cada año nuevo en las primeras ediciones de las postineras Ferias de Manizales.

Los Mosqueteros eran Ramón Ospina Marulanda, el número uno de la narración taurina; su cofrade Hernán Restrepo Duque, el gran gurú del cancionero popular, y Gabriel Cuartas Franco, el co-director del Noticiero Todelar de Colombia, de reciente desaparición.

La tripleta compartió nómina en la firma disquera Sonolux, en su mejor época, cuando la llamada “marca de las estrellas” poseía un catálogo de respeto en la industria de los fonogramas.

Ospina y Restrepo –profundos conocedores de la fiesta brava—formaron una cuarteta irrepetible en las iniciales temporadas feriales, con el español Pepe Bermejo de la Fuente y nuestro Eucario Bermúdez Ramírez, el único manizaleño nacido en Timbío, Cauca, por equivocación de la cigüeña. El Combo de Transmisora Caldas (la estación consentida de don Ignacio Escobar Uribe)  acaparaba toda la sintonía dentro y fuera de la Monumental Plaza de Toros de Manizales.

En tiempo frío (carente de corridas, rumbas y francachelas) don Ramón y don Hernán atendían, en su orden, programas radiales tan famosos como “Toriles” y “Radiolente”, por la Voz de Antioquia, situada en la angosta calle Maracaibo de nuestras nostalgias medellinenses.

Mientras tanto, don Gabriel Cuartas (nacido en Anserma, La Abuela de Caldas) alternaba en la dirección del servicio informativo de Todelar, desde la Voz del Río Grande,  con los periodistas antioqueños Antonio Pardo García, del Barrio Manrique, de Medellín, y Alberto Giraldo López, de Cisneros, asentados en la Radio Continental, de Bogotá. “El Maestrico” se inventó para su medio el recordado eslogan “Un mundo de noticias para un mundo de oyentes”.

Don Hernán nació en Medellín el 6 de junio de 1927 y murió accidentalmente en la misma ciudad el11 de noviembre de 1991. Tenía 64 años. Exitoso programador de los catálogos antañones de la RCA Víctor, produjo una colección memorable titulada “Aquellas canciones” que le dio gran prestigio en el continente americano. Autoridad musical de prosa cadenciosa, fue autor de varios libros que aún son materia de consulta  entre melómanos de todos los niveles. Sus contra-carátulas para la Víctor hicieron historia.

Don Ramón era todo un tratado de sabiduría taurina. Se le consideraba uno de los cronistas y narradores más reconocidos en el medio. Fue gran animador y promotor de la fiesta durante los 54 años que permaneció en la nómina de Caracol. Escribió tres tratados sobre la tauromaquia, ambiente en el que era muy respetado.. Nació en Versalles, corregimiento de Santa Bárbara (Antioquia), el 1 de abril de 1928, y falleció el 15 de octubre de 2011, en Medellín. Tenía 83 años. Apoyándose en sus antecedentes como publicista, acuñó  dos frases memorables, desde los callejones: 1) “Originamos esta transmisión desde Manizales, la ciudad que hizo las ferias en América”… 2) “Escuchan al fondo, acompañando la faena del maestro César Rincon, el pasodoble Feria de Manizales, el himno taurino de Colombia, ejecutado por la Banda oficial de la madrileña Plaza de Las Ventas”… (Con razón se le quiso y se le recuerda tanto en esta ciudad bendita que él tanto amó y en cuya Catedral descansan sus restos).

Con el correr de los años, don Gabriel (que en sus inicios fue jefe de reacción del diario La Patria y a quien Restrepo apodaba “Melodrama”) dejó a un lado el periodismo y se dedicó –tras su retiro del circuito de los Tobón- a atender frentes ejecutivos en las cadenas RCN y GRC, hasta su muerte, ocurrida en Medellín el 28 de febrero de 1990, a los 60 años de edad. Hombre de donosa pluma, también escribió muchas contra-carátulas para los discos de larga duración de Sonolux.

La apostilla: Don Ramón se movía como pez en el agua en todos los terrenos de la lidia, hasta en el de los romances. Enterado de que el torero español Dámaso González le arrastraba el ala, el capote y la muleta a Margarita Rosa de Francisco, en plena Feria de Manizales, “El Insobornable”  le hizo saber en forma discreta  a la rubia caleña que su pretendiente era casado y tenía once hijos que lo esperaban en la península ibérica y ahí terminaron los coqueteos entre el matador y “La Mencha”.

([email protected])

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.