Muy Agradecida, Muy Agradecida!

25 de enero del 2016

Como van las cosas en la Habana, tendremos que darle nuestros agradecimientos a las Farc.

Tal y como van las cosas en la Habana, vamos a tener que aprender a darles nuestros sinceros agradecimientos a los negociadores de las Farc. Ellos y ellas están haciendo posible que el gobierno tenga en consideración cosas que, de no existir los diálogos, de pronto ni las miraba.

Un primer motivo de gratitud es que no nos vayan a clavar más impuestos (por lo menos antes de que se firme la paz). Apenas amaneció el año ya estaba el Ministro Cárdenas asustándonos con el aumento del IVA, la retefuente y otros impuesticos adicionales. Las cifras del presupuesto no le cuadraban al Ministro ni con la venta de Isagen y la opción más expedita era meterle la mano al bolsillo del contribuyente. Inclusive en redes sociales circulaba una amenaza: que pensaban también clavar las pensiones. ¡Que horror!

Para llegar a tanta alcabala habían nombrado un rimbombante comité de expertos que resultó ser más papista que el mismo Cárdenas. Tanto que apenas se filtró el informe de los fiscalistas, le tocó al Presidente y al Ministro salir a tranquilizar a las graderías y jurar que no necesariamente iban a acoger tales consejos. Sin embargo no se les creía nada.

Afortunadamente apareció de nuevo la estrategia de la Refrendación de los acuerdos, vía referendo o plebiscito y ahí si entraron en razón Santos y Cárdenas. Es que el gobierno sospecha, o eso le han dicho sus asesores, que si meten la reforma tributaria antes de la consulta, lo más seguro es que el pueblo se vengue, votando NO el plebiscito. Y eso no lo puede permitir Juan Manuel que por nada del mundo pondrá en riesgo el proceso de paz. O sea que por ahora no más impuestos. Gracias señores de las Farc.

Y esa no es la única razón. Hay muchas otras cosas que justifican darles un buen abrazo de agradecimiento. Como por ejemplo, saber que la guerrilla defiende la libre determinación de la mujer sobre su sexualidad y su cuerpo. Esto quiere decir que las Farc defienden el derecho de la mujer guerrillera a decidir libremente sobre la interrupción de su embarazo.  Y, cuando se practica un aborto siempre es consentido. Además se hace dentro de la más absoluta rigurosidad médica y clínica. Nada de obligar a abortar, nada de imponer cargas sexuales, nada de castigar a quien se embaraza. Las mujeres en la guerrilla son respetadas como no lo son por fuera. Gracias Farc, ¡esos si son avances en la política de género!.

En tan corto espacio, no alcanzo a mencionar otras razones de agradecimiento. Pero no puedo terminar sin mencionar el último hecho que debemos reconocerles a la guerrilla como aporte a la democracia.

Dicen los dirigentes en la Habana que hay que avanzar rápido en la reintegración de los subversivos a la vida política porque ellos ya no son muchachos: Joaquín Gómez tiene 68 años; Rodrigo Granda, 66; Pablo Catatumbo, 63; Iván Márquez, 61; Marcos Calarcá, 59; y Timochenko, 57 años. Es decir que están ya o van a estar muy pronto en la edad de retiro forzoso, que obliga a funcionarios públicos a soltar el cargo. Lo más viable sería que en la Habana se acuerden de extender esa edad siquiera hasta la edad que tenía Marulanda como dirigente de la guerrilla. Gracias Farc, por todos los favores recibidos, dirá De la Calle junto con muchos Magistrados, Procuradores y Fiscales,  así como con tantos personas que ya rondamos esa terrible edad de jubilación forzada.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO