Necesaria recomendación al alcalde Peñalosa

14 de febrero del 2016

Nada de normal se advierte en la Bogotá que Enrique Peñalosa y su equipo de gobierno reciben de Gustavo Petro.

La política del espejo retrovisor resulta antipática e innecesaria en condiciones normales. Los órganos de control son los llamados a aplicarla. La ciudadanía lo que espera de sus nuevos gobernantes son eficaces soluciones que permitan empezar a superar los problemas que los aquejan. Sin embargo, no nos digamos mentiras, nada de normal se advierte en la Capital de la República que Enrique Peñalosa y su equipo de gobierno reciben de Gustavo Petro.

El exalcalde y hoy candidato presidencial -no propiamente proclamado por el favor ciudadano- tiene el derecho a hacer oposición política e impulsar su campaña electoral, pero ello no lo autoriza para pasar por encima de la verdad, y, mucho menos, como bandera de campaña exigir de la actual administración -con apenas un mes y unos días de haber iniciado- resultados inmediatos frente al desbarajuste estructural de la ciudad que se produjera en los últimos doce años, incluidos los cuatro de la administración de Petro. La foto que Gustavo Petro difundiera en Twitter como un abuso del ESMAD durante los disturbios inaceptables en Transmilenio en días pasados, cuando en realidad la imagen parece corresponder a un evento de años atrás, confirman el bajo, confuso y escaso talante del exmandatario.

Las condiciones especiales de anormalidad en la que se encuentra sumida Bogotá, exhortan al alcalde Peñalosa para que de inmediato realice un público corte de cuentas con la mayor difusión posible para que la ciudadanía conozca de forma directa y clara las condiciones desastrosas en la que se encuentran y reciben las entidades distritales. Si Enrique Peñalosa no atiende esta necesaria y oportuna recomendación, en pocos meses esa misma ciudadanía no le aceptará ni le creerá lo que les cuente entonces sobre el estado deplorable en la que se hallan dichas entidades y las gruesas dificultades que debe superar para recuperar el bienestar de todos.

Es bueno, alcalde Peñalosa, y le conviene tanto a la democracia y a su administración como a una oposición seria, que los bogotanos sepan de manera directa, didáctica, completa, transparente, suficiente y pública, insisto, cual es la realidad del sector de la salud; del tan anunciado pero inoperable Hospital San Juan de Dios; de la situación de la desmantelada y ahogada por las cargas sindicales y los despilfarros gerenciales Empresa de Acueducto de Bogotá; del desastre gerencial, financiero y operativo en Aguas de Bogotá; del derroche de dineros públicos por cuenta de un ilegal y fallido esquema de aseo; del carrusel de los residuos para cobrar mayores tarifas de aseo; del cobro ilegal de tarifas de aseo por parte de la UAESP, su apropiación y despilfarro indebidos; de las mentiras sobre el pago del mínimo vital de agua; de los cuantiosos desafueros cometidos en Transmilenio; del desastre y cuantioso detrimento cometidos en la implementación de un pésimo SITP; de la inoperancia del IDU y de la UAEMMV; de la desidia para presupuestar y culminar a tiempo las obras públicas; de la indiscriminada adquisición de absurdos contenedores como soluciones urbanísticas; en fin, sepan de  todas y cada uno de los desastres distritales que el nuevo alcalde seguramente superará, pero que la ciudadanía debe conocer para comprender que la tarea no es sencilla, inmediata y mucho menos que solo le compete al alcalde mayor cumplirla, sino que todos debemos ser parte de la solución. Pero en especial, para que quede al descubierto y de forma sustentada los nefastos resultados de las administraciones anteriores que hoy pretenden posar de exitosas de cara a una candidatura presidencial como la de Gustavo Petro.

*Alcalde, los disturbios recientes no parecen ser expresiones espontáneas de la ciudadanía sino el trabajo premeditado de agitadores profesionales a sueldo. Además, esas manifestaciones están lejos de reflejar el sentir generalizado de la ciudadanía. A propósito de los disturbios y su manejo gubernamental, que Señor Secretario de Gobierno -Miguel Uribe Turbay- tiene Bogotá.

@RFelipeHerrera

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO