Necesarias explicaciones

2 de marzo del 2011

Resultan escandalosas  e inverosímiles  las revelaciones de Wikileaks en el sentido de que Alias Macaco pudo haber repartido cinco millones de dólares para lograr la elección, por parte de la corte suprema de justicia, del entonces fiscal general Mario Iguarán. Estas revelaciones, como seguramente lo serán muchas otras, realmente no sorprenden pues ya ese cuento lo habíamos oído y, desde hace mucho tiempo  y ya se habían ventilado en los medios.

Firmemente rechazo la insinuación en contra de los magistrados de la corte recibiendo coimas para elegir a un fiscal, pues de ser esto cierto, jamás los hubiéramos visto tomar las decisiones como las que han tomado con respecto a personas vinculadas con el narcotráfico y a los paramilitares. Además si esto fuera cierto, el gobierno de Uribe hubiera recurrido a este expediente para desacreditar a los magistrados, como lo ha hecho en el pasado. Se hubieron evitado así meter delincuentes a la Casa de Nari, como lo hicieron con alias JOB o tener que manipular testigos en contra del magistrado  Iván Velásquez como lo hicieron con alias Tasmania.

Convendría sí  que este tema de los 5.000 millones sea dilucidado por la fiscalía y, deberían  ser los propios magistrados los primeros en promover dicha investigación, porque frente a los alevosos  intentos monstruosos de desprestigiarlos por parte del gobierno anterior, es claro que no puede quedar una  perversa duda que, ciertamente, le hace daño a la institucionalidad del país.

De esto preocupa de todas maneras que todavía se pretenda enlodar a la corte suprema, tal vez una de las mejores que hemos tenido en años, aun cuando haya tenido sus manchitas negras, como es el caso del ex presidente Carlos Isaac Nader, de quien se dicen muchas cosas cuestionable, sin que hasta ahora se le haya imputado acusación alguna. Pero es que a los magistrados les toca, no solo ser honestos, sino además aparentarlos. Son ellos los que  representan la majestad de la justicia.

El doctor Nader ha dado mucho de qué hablar últimamente, especialmente en lo que se conoce de sus  vínculos con el ex fiscal Mendoza Diágo y algunos de sus clientes. Me resisto a creer que el ex fiscal esté despachando desde las oficinas de Nader, lo que no tengo probado y cuyo hijo tuvo como  asesor del despacho hasta el último día como fiscal general y  a  quien la fiscal Morales debió retirar de la fiscalía. Y no es que esto sea nada malo per se, es que suena raro por decir lo menos.

El fiscal Mendoza tiene todavía muchas cosas por explicarle a la opinión pública. Los cientos de nombramientos, las destituciones de fiscales probos y honestos, sus viajes al exterior a reunirse a en las noches con personas investigadas, en fin, muchas cosas que sería conveniente que explicara a satisfacción. Pero igualmente debe explicar el doctor Iguarán cuanto cuestionamiento se le haga

Nunca como antes se había evidenciado tal grado corrupción.  Y por eso, es que resulta fundamental que los colombianos puedan confiar en sus autoridades, órganos de control, y fiscalía. Y con todo lo que pasa, percibo un cierto optimismo en mis conciudadanos como consecuencia de las medidas que se están tomando. Sin temor a equivocarme creo que han llegado nuevos y refrescantes aires.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO