Alborotando el avispero

Alborotando el avispero

24 de marzo del 2017

Aunque es muy respetable su posición frente a la inclusión del futbolista Armero en la Selección Colombia actualmente en eliminatorias para viajar al Mundial de Futbol en Rusia, la periodista Andrea Guerrero alboroto el avispero de los desmanes cometidos por algunos dirigentes del fútbol colombiano y que en la mayoría de las ocasiones pasan de agache.

Porque inmediatamente publicó su mensaje de desacuerdo todos aquellos involucrados en este mundillo del balompié le sacaron los trapos sucios a su papá German Guerrero Vargas, quien fuera Presidente del Cúcuta Deportivo hace algunos años y estuvo en prisión por varios cargos, entre ellos corrupcion de menores de catorce años (El Tiempo) lo cual la inhabilitaría para descalificar a Pablo Armero por violencia intrafamiliar como efectivamente sucedió cuando este agredió a su esposa en la ciudad de Miami en mayo de 2016.

(Luego los vieron muy románticos a los esposos rumbeando en un sitio nocturno en Colombia), mejor dicho todo lo arreglaron debajo de las sabanas y tan contentos.  Aunque muchos han respaldado a Andrea, la gran mayoría la han descalificado precisamente por lo de su papá.

Como quien dice, no hay que mirar la paja en el ojo ajeno sino la viga en el propio.  Si bien Pablo Armero se merece una sanción social por los hechos narrados, no se deben mezclar sus bondades como futbolista con sus veleidades como esposo.  Cada día nos enteramos de los escándalos de los crack del balompié mundial que generalmente son fuera de la grama y no pasa nada, porque mientras su rendimiento sea el exigido por el técnico lo demás es harina de otro costal.

No fue el momento adecuado para exigir el castigo moral contra el jugador cuando se tienen esqueletos en el armario de la familia.  La buena intención de Andrea colocó a su progenitor en el ojo del huracán.  Salida fallida.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.