¡Ni un paso atrás! Cero intereses en créditos del Icetex se mantienen

¡Ni un paso atrás! Cero intereses en créditos del Icetex se mantienen

16 de marzo del 2019

La mejor herramienta para acabar con la pobreza, la corrupción y tantos males que nos aquejan en este país es la educación. Si aseguramos este derecho a las nuevas generaciones podremos cambiar el curso de la historia. Quienes han vivido en carne propia las dificultades para acceder a educación superior, los padres de familia que hacen malabares para pagarles la universidad a sus hijos y los jóvenes que llegan a la desesperación por no tener con qué pagar los altos intereses de los créditos educativos, entienden la importancia que en Colombia se haya avanzado en la priorización de los estudiantes de bajos recursos que quieren acceder a la universidad y salir adelante.

Estudié mi carrera de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales gracias a un crédito del Icetex. Sin embargo, cuando me gradué debía el triple de lo que me habían prestado debido a los altos intereses que me estaban cobrando. Afortunadamente, tuve la oportunidad de conseguir un trabajo pronto que me permitió ponerme al día, pero esta no es la suerte con la que corren todos los estudiantes, quienes salen endeudados y no consiguen rápido una oportunidad laboral que, además, sea bien remunerada. Entonces, entendí que el Icetex, la institución educativa del Estado, debía tener un trato preferencial con los jóvenes de bajos ingresos que quieren prepararse.

Cuando llegué al Congreso por primera vez en el 2010, lo primero que hice fue radicar el proyecto de Cero Intereses en los créditos del Icetex para estudiantes de estratos 1, 2 y 3, priorizados en el Sisbén. Logré su aprobación con el respaldo de todos los partidos políticos y quedó consagrada como la Ley 1547 de 2012. Esta ley fue acogida tres años después en el artículo 61 del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2014-2018 o Ley 1753 de 2015 y hasta la fecha se han beneficiado más de 600.000 estudiantes en todo el país.

Sin embargo, esta semana, en la revisión juiciosa del PND 2018-2022, me percaté con asombro y desconcierto que se pretendía derogar nuestra ley. Envié una carta a la directora del Departamento Nacional de Planeación, Gloria Alonso, para anunciarle que me opondría vehementemente a este disparate e hice la denuncia pública en los medios de comunicación, así como en mis redes sociales. Muchos colombianos se preocuparon y replicaron el mensaje. La voz de protesta sirvió.

El jueves en la mañana le informé a la Secretaria Privada del Presidente, María Paula Correa, quien inmediatamente coordinó una reunión con la Ministra de Educación María Victoria Angulo, y el presidente del Icetex, Manuel Acevedo, a quienes expuse la importancia de esta ley y lo perjudicial de acabarla. Ambos estuvieron de acuerdo en que era un despropósito que iba en contravía de los mismos fines del PND, donde una de las prioridades es precisamente la educación, estandarte del Pacto por la Equidad que lidera el presidente Iván Duque. Finalmente, con el respaldo de MinEducación y del mismo Icetex radicamos una proposición en la que se descarta cualquier disposición que ponga en riesgo nuestra Ley de Cero Intereses. De esta manera, sigue vigente la norma y damos tranquilidad a las familias y muchachos que estaban preocupados de perder la oportunidad de acceder a educación superior.

Nuestra ley ha sido tan bien acogida por los colombianos de bajos recursos que a mi oficina en el Congreso llegaron mamás y papás agradeciendo la oportunidad con la que sus hijos pudieron entrar a la universidad con un interés real de cero pesos.  Incluso, en el año 2016 replicamos estos beneficios para los créditos educativos que otorga el Fondo Nacional del Ahorro con la Ley 1802 de 2016 con la que se pueden beneficiar hasta dos millones de afiliados.

Retomando la frase con la que inicié esta columna: el camino hacia la transformación que necesita nuestro país está en la educación. Lo he dicho y lo repetiré hasta que se cumpla: este país va a cambiar el día en que todos los jóvenes, incluidos los de más bajos recursos, puedan cumplir su sueño de ser médicos, abogados, ingenieros, arquitectos, psicólogos o economistas. El día que puedan cumplir el sueño de volverse profesionales y salir adelante en la vida.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.