No hay con quién…

20 de mayo del 2011

Hace pocos años asistía en Brasilia a reuniones internacionales sobre el desarrollo de la democracia en América Latina,cuando cierta  mañana al salir para el trabajo encontré la recepción del hotel repleta de fotógrafos y camarógrafos organizados en tarimas especiales colocadas a la entrada, a manera de graderías, en la más absoluta tranquilidad y discreción. Eran numerosos y estaban equipados de equipos con enormes telescopios, lo que indicaba que alguien célebre atravesaría la sala,que si bien era elegante y tenía bellos arreglos con flores, no era ni grande ni ostentosa. Sorprendido pregunté al conserje del hotel qué pasaba, después de entregarle la llave de mi habitación… “está por entrar el presidente de China…” me respondió. Volví la vista hacia la puerta flanqueada por la miríada de periodistas y en el instante vi que se detuvo enfrente, a boca de jarro, la sobria limusina negra con los banderines de China y Brasil en la trompa, de la que descendieron sonrientes Ju Hintao y su esposa, luego que botones del hotel les abrieron de lado y lado las puertas del automóvil. Se tomaron de gancho sencillos y espontáneos y entraron con frescura como si pasearan por el pasaje del comercio, saludando a los presentes con la mano a medio alzar y sonrisa de oreja a oreja. Los flashes de las cámaras iluminaron el espacio como luces de bengala. La pareja no se detuvo ni aceleró el paso, el ascensor les esperaba y a poco andar desaparecieron de la vista acompañados del camarero que les conduciría a la habitación.

Estaba estupefacto. Era consciente que a escasos dos metros de mí, delante de mis ojos, cruzaba el hombre más poderoso del mundo como si fuera cualquier hijo de vecino. No tenía detrás gorilas ni lagartos ni burócratas ni se veían armas ni teléfonos móviles por ningún lado, nadie les importunaba, nada les afectaba, nadie alzó la voz, los periodistas tomaron sus imágenes con avidez pero sin aspavientos, sin moverse de su sitio… Pasados esos segundos, cada quien retomó su camino con naturalidad, aunque no sé si a alguien más como a mí le quedaron bailando en la cabeza las coordenadas que permitían ubicar aeste hombre en la enormidad del planeta y en el mapa de la inconmensurable sociedad humana. Es el líder, pensaba estupefacto, de la China milenaria y sus 1.500 millones de seres humanos, el sucesor de Mao y de Deng, el conductor de la economía más grande y dinámica del planeta, del ejército más numeroso y poderoso, tiene armas atómicas a la carta…ensimismado desanduve el recorrido que acababa de hacer Ju Hintao y solo minutos después salí del atolondramiento y la expectación… no olvido aquella experiencia maravillosa…

Pensar que en Colombia abren camino a los empellones a cuanto personajillo de pipiripao de los que inundan las calles los andenes los restaurantes los edificios los aeropuertos el paisaje, sin que nadie sepa quién diablos es el tipejo ni qué hace ni por qué tiene que andar rodeado de pistoleros, carros blindados de ventanas opacas, motos con policías adelante y atrás,gorilas de pintas mortuorias a los que se les ven radios camuflados y audífonos metidos entre las orejas… ni mucho menos por qué tienen que estrujar ostentar estorbar saltarse por encima de la gente…

Pero no hablemos de nuestros países emergentes e infantiles, hablemos del Hemisferio Occidental,opulento y civilizado… ¡qué crisis…!

Se puede acercar la lupa a la decadencia de Occidente desde diversos ángulos de visión. Propongo este… la megalomanía y el hedonismo de los actuales dirigentes occidentales…

Los medios de comunicación internacionales invaden el mundo de noticias sobre el comportamiento lujurioso del señor Strauss-Kahn, presidente del Fondo Monetario Internacional, institución que tiene papel central en el manejo de la crisis financiera mundial en cuyas profundidades abismales se sumergen numerosos pueblos del planeta al borde de la miseria… ya el antecesor de DSK se había devuelto a España sin terminar su período por razones non sanctas, así como el anterior presidente del Banco Mundial había caído “como pepa de guama” en los brazos de su amada escondida… Y para redondear el argumento, las noticias del día nos informan que la compañía alemana Munich Re, la mayor reaseguradora del mundo, premió a sus mejores agentes con esplendorosa orgía en Budapest en la que les sirvieron a los homenajeados en bandeja 20 prostitutas de postín como Dios las trajo al mundo… Y qué decir de las peripecias de Silvio Berlusconi, que conducen semana de por medio al inefable presidente del gobierno de Italia -entre los ocho países más importantes del planeta- desde su harén hasta los Tribunales de Justicia para que responda por cargos de corrupción de menores y proxenetismo…

No soy puritano ni cismático ni escrupuloso ni melindroso… ¡mucho menos santo…! nada de eso… por el contrario, veo a las personas y me veo a mí mismo con realismo y respeto a la vez, en la condición de seres humanos que somos, con debilidades e imperfecciones… solo que distingo entre quienes tienen y no tienen en sus manos el destino de los demás y entonces pienso en dos cosas:

Occidente se empobrece a pasos agigantados y los sufrimientos de su población desempleada y arruinada llevan a la desesperación a multitudes de jóvenes, como los centenares de miles de jóvenes que protestan con dignidad por estos días en las plazas de ciudades españolas -qué tal…¡cerca del 45 por ciento de los jóvenes españoles no tienen empleo y por el país deambulan alrededor de cinco millones de desocupados…!-…el panorama de los demás países europeos, como el de los Estados Unidos, es parecido cuando no peor…

Y luego pienso que “los grandes” que llevaron a Occidente hasta la cumbre de la riqueza y el progreso en el mundo, fueron tipos austeros, recatados, discretos, modestos…su compromiso y su entrega estaban lejos de sus debilidades humanas… de la única escena “obscena” de la que todavía se habla es aquella en la que Roosevelt encontró a Churchill empelota en la bañera de su cuarto del hotel y entonces el viejo zorro dijo a su amigo con la mayor tranquilidad: “…el Primer Ministro Inglés no tiene nada que ocultar al Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica…”

Si me pidieran que sintetizara lo que pienso sobre el presente y futuro de Occidente diría… no hay con quién… Ju Hintao va lejos…

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO