No le ponga mucha atención a las críticas

24 de enero del 2020

Por: Germán Díaz Sossa.

No le ponga mucha atención a las críticas

Mi Maestro Carnegie nos enseñaba cómo evitar que las críticas nos preocupen.

A mí no me gustan los críticos de las cosas, sino los hacedores de las cosas. Criticar es muy fácil. Hacer es muy difícil. Pero lo que vale la pena en la vida es hacer, ejecutar, realizar, sacar adelante sueños y proyectos.

– Recuerde que a menudo una crítica injusta es sólo un elogio disfrazado.

– Actúe lo mejor que pueda. Hay algo hermoso que se llama la satisfacción del deber cumplido. Uno no debe hacer bien las cosas por impresionar a los demás, sino por impresionarse uno mismo. Uno sabe muy bien qué es y qué no es. Y usted no será más porque lo elogien, ni menos porque lo critiquen. Cúbrase de aceite o vaselina para que las críticas le resbalen.

– Analice sus propios errores y critíquese a sí mismo, pero no todo el tiempo y tenga cierta compasión. Somos seres humanos y podemos fallar, equivocarnos. Pero es imperioso aprender de los errores. No vea todo el tiempo la paja en el ojo ajeno. Es mejor ver la viga que usted tiene en su propio ojo. Siempre he pensado que, por otra parte, uno sólo debe dar consejos u opiniones cuando se los pidan. Pero hay gente que habla de todo, critica todo, se mete en todo, como si quisieran desesperadamente recibir a final del año, en ceremonia con alfombra roja,  el Premio Nacional e Internacional de Sapería.

– Maneras de impedir la fatiga y la preocupación y cómo conservar la energía y el ánimo. 

1. Descanse antes de sentirse exhausto. Es clave visitar lo verde. Vaya a un parque, abrace los árboles, viste las quebradas, mire lo hermosa que es la naturaleza, detalle a los pájaros. Detalle a los animalitos grandes y pequeños, mire el cielo y llegue a la conclusión de que todo es un milagro. Jamás pierda la capacidad de impresionarse.  Haga eso que llaman pausas activas. En fin, descanse antes de sentirse totalmente cansado. Que no todo sea trabajo.

2. Aprenda a descansar mientras trabaja. Es decir, tome pausas. Pero no muchas. Hay gente cuya jornada laboral de 8 horas, contiene pausas por siete horas.

3. Si usted es ama de casa, proteja su salud y apariencia descansando en casa. El trabajo de una mujer en la casa puede ser agotador. Pero también hay que pensar que el trabajo de un hombre en una empresa, una fábrica o una oficina, también es agotador. Y que ese hombre, justamente está trabajando para llevar el pan, el bienestar y la felicidad a su familia. Por eso, cuando llegue a la casa a ver su partido de fútbol o escuchar a Esteban Jaramillo o al Paché Andrade, déjelo en paz. Y entre menos cantaleta le dé, tanto mejor. No le dé cantaleta. Dele mejor palomitas de maíz o lo que llamábamos antes, maíz pira. A propósito de maíz pira, es mejor que se lo coma en la casa y no en el cine, ya que un paquete de maíz y un perro caliente con Coca -cola le puede costar 20 mil pesos o más. Absurdo.

4. Aplíquese estas normas de trabajo:

a. Limpie su escritorio de cuantos papeles no estén relacionados con el trabajo que en ese momento realiza. Hay gente que tiene el escritorio lleno de papeles,  de montones de papeles y se quejan diciendo: “Vean todo el trabajo que tengo” A lo mejor esos montones de papeles no son una muestra de trabajo, sino justamente de lo contrario: De que esa persona no trabaja. Si trabajara más, tendría menos papeles sobre el escritorio. Hay que evacuar lo que se vaya  haciendo, ejecutando.

b. Haga las cosas por orden de importancia. Es clave priorizar. Cuando usted tenga para un día, por ejemplo, seis tareas, es mejor comenzar de la más difícil a la más sencilla. Y no al contrario. En la medida en que vaya ejecutando las tareas más difíciles, las que vienen serán menos complejas.

Un gran abrazo y Feliz año 2020.

Enseñanza en mis seminarios y asesorías sobre Así se habla en público: Sólo hable de lo que sepa y esté preparado.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO