No más guerra sucia para la izquierda

20 de marzo del 2015

¿En qué partido político o gobierno alguno, no ha habido un solo acto de corrupción?

Por estos días se escucha decir a sectores interesados en hacerse a la administración de Bogotá, que si la ciudad está en pésimo estado es por culpa de las tres últimas alcaldías que han sido encabezadas por personajes de izquierda, y que por el bien de la capital,  es mejor realizar una alianza política que evite que este sector político continúe en el ejercicio de gobierno.

No sé si esta afirmación la hacen con el ánimo de que la izquierda democrática quede reducida a su mínima expresión. Si es así, debo decirles, que aparte de que esta es una actitud bastante mezquina, también es dañina para la democracia, mucho más si se está pensando en introducir a Colombia en el camino de la reconciliación.

Debo recordarles también a quienes están promoviendo estas alianzas,  que la izquierda en Colombia es un sector político que ha sido masacrado y expulsado de las instituciones de gobierno del país,  por la vía de las amenazas contra sus miembros y hostigamientos a sus familiares, al punto en que muchos militantes que lograron salvarse, han tenido que salir del país para vivir en el exilio de por vida.

Por tanto no es justo ni mucho menos coherente, que en momentos en que se pretende traer a los armados a la paz, introduciendo al país en la vía de la reconciliación, sectores políticos de derecha,  pretendan armar una guerra sucia haciendo ver a la izquierda como un movimiento lleno de gente corrupta e ineficaz.

Si vamos a eso tendría que recordarle en primer lugar al candidato Francisco Santos,  que su partido sería el menos indicado para gobernar la ciudad, porque bien podría existir el temor de que su posible administración,  acuda a la compra de votos en el concejo de Bogotá para aprobar algún proyecto, tal cual como sucedió con el voto de Yidis Medina en la Cámara de Representantes,  para darle vía libre a la reelección de Álvaro Uribe como presidente y de Pachito como Vicepresidente.

Ahora,  el senador Carlos Fernando Galán y el vicepresidente Germán Vargas Lleras, que no me vengan a decir que el apoyo que le dieron a Álvaro Uribe Vélez en sus ocho años de gobierno fue por amor a la patria. Qué pena señores, pero no hay almuerzos gratis. Tampoco me vengan a decir que las personas que escogen para representar a sus partidos en las elecciones son intachables. Les recuerdo que el  exgobernador de la Guajira Kiko Gómez fue avalado por Cambio Radical.

En el caso de Enrique Peñalosa, le aconsejo al exalcalde que no hable mucho de errores, porque si algo está demostrado es que Bogotá ha perdido miles de millones de pesos en las losas de la Avenida Caracas que su alcaldía dejó con relleno fluido en su interior. Lo extraño es que en este caso los entes de control, Procuraduría y Contraloría, no cayeron como buitres a su presa, como si lo han hecho con el alcalde Gustavo Petro.

Por tanto señores, vemos que aquí nadie puede dárselas de muy perfecto, porque en todo ejercicio de político y de gobierno, no faltan las manzanas podridas que con su mal proceder, ensucien el buen nombre tanto del partido en el que milita y  del gobierno  en donde prestan sus servicios profesionales, y no por eso se debe hacer una especie de guerra sucia a la institución, haciéndole ver como algo indigno. Sería como pretender que por las actuaciones del magistrado Pretelt, habría que acabar con la Corte Constitucional o que por los apoyos de algunos ganaderos al paramilitarismo se debería liquidar a Fedegan.

Por tanto no es justo que algunos  políticos en lugar de abrirse al debate de las ideas y los argumentos, con sus pares, en este caso los representantes de la izquierda democrática  para hacer de Colombia un país mejor, promuevan una guerra sucia contra un sector que fue víctima de la macabra alianza de ganaderos, sectores políticos de derecha, militares, policías, narcotraficantes y paramilitares.

La izquierda en Colombia puede aportar mucho, porque en su interior existen personas de altísima capacidad intelectual y de trabajo. Ha cometido errores es cierto, pero como bien lo dije antes, ¿en qué partido político o gobierno alguno,  no ha habido un solo acto de corrupción?. Si alguien conoce si quiera un caso, estaré atenta a su respuesta.

@ludispalencia

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO