No renuncies a tu poder en estas elecciones

23 de octubre del 2019

Por: Bepow.

No renuncies a tu poder en estas elecciones

No hay un motivo más infundado para renunciar a nuestro poder que pensar que no lo tenemos. El próximo domingo 27 de octubre se celebran Elecciones Regionales en Colombia y todos y todas tienen el poder de hacer oír su voz, de participar en la composición de las alcaldías y, por tanto, de lo que ocurrirá en sus localidades, en la elección de sus gobernadores.

Lo mismo en España, en las generales que se avecinan el 10 de noviembre. A través de su papeleta pueden hacer cambios, pensar que su voto es irrelevante o no marcará ninguna diferencia significa restarse poder y que las elecciones sigan teniendo bajos índices de participación, como las últimas Presidenciales en Colombia, que fue del 53% según la Registraduría Nacional.

Las mujeres más que nunca debemos hacer oír nuestra voz, porque si no ejercemos nuestro derecho al voto, una vez más quedaremos silenciadas y renunciaremos a un poder por el que otras lucharon por tantos años, aquellas que convencieron a muchos hombres que pensaban que el sufragio femenino supondría la ruina moral de la sociedad y la destrucción de los valores y de la vida familiar.

No podemos desperdiciar el esfuerzo de mujeres como Esmeralda Arboleda, Josefina Valencia, Bertha Hernández de Ospina o María Currea de Aya, en Colombia; ni en España, de Clara Campoamor; o de otras que llevaron el primer sufragio a Nueva Zelanda en 1893 y plantaron la semilla para nuestros países latinos. Porque su lucha permite que nosotras tengamos hoy el derecho y casi, nos atrevemos a decir, la obligación, de aprovecharlo. Fueron muchas cartas, manifiestos, intervenciones desde las Barras del Congreso en Bogotá, escritos de prensa y programas de radio para conseguirlo en Colombia, en todo el mundo; y por eso pensamos que es casi una obligación.

¿Por qué? Porque si miramos a la historia cuando las mujeres no estaban en los centros de poder, el panorama no era muy alentador: no fue hasta 1931 que las mujeres pudieron recibir directamente sus salarios en Colombia o hasta 1933 que las mujeres pudieron tener la administración parcial de sus bienes y acceso a la universidad. Solo desde 1944, desde que se aprobó el derecho al voto, las cosas empezaron a cambiar; a partir de entonces, encontramos la primera gobernadora del país, la primera ministra y la primera senadora que aportaron su visión femenina a las leyes.

Así que véanlo como una oportunidad de poder cambiar lo que atenaza y lastra a las mujeres en nuestros Estados. Es una oportunidad para que más mujeres entren en donde se toman las decisiones, y por lo tanto, haya más políticas que ayuden a otras. O para que los hombres, encumbrados en los centros de poder, sientan la importancia de tener en cuenta la voz de las mujeres por su alta participación en las urnas y también sean propulsores de políticas que fomenten la igualdad.

Vota, eso es lo que sugerimos desde Bepow, el medio de comunicación para el crecimiento personal y profesional de las mujeres, en donde cada día incidimos en lo fundamental que es alzar la voz y dar nuestra opinión. Un voto es eso y no podemos renunciar a ese poder como si no lo tuviéramos o pensáramos que no sirve para nada.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO