No se asuste Presidente

11 de abril del 2011

Después de las marchas de esta semana no faltará el furibista que empiece a plantear que el gobierno del hoy expresidente Uribe era tan bueno que ese tipo de manifestaciones públicas eran muy escasas, y que sólo eran de gran magnitud cuando se trataba de censurar a las Farc. Pueden agregar que este gobierno está permitiendo el desorden y que los estudiantes y profesores universitarios cuestionen la autoridad del Gobierno, en el caso del Proyecto de Ley de Educación Superior que, en un acto de generosidad, la Ministra de Educación ha sometido a discusión pública. Pero también se han unido a estas expresiones, los estudiantes del Sena, los sindicalistas, Fecode, las universidades públicas y otros grupos descontentos con decisiones del gobierno.

Como el presidente Santos se ha vuelto tan receptivo a las opiniones de todos y quiere mantener a todo el mundo contento, cosa que ha logrado pero nadie sabe hasta cuándo, existe el peligro de que para no alborotar al uribismo y al mismo expresidente Álvaro Uribe, decida apartarse de su espíritu democrático, y en vez de apoyar estas manifestaciones diga algo en contra. Por eso no solo es pertinente sino oportuno decirle sinceramente: no se asuste Presidente. Esas marchas son expresión de democracia y censurarlas es una muestra de estilos dictatoriales. El Ministro del Interior felicitó a los manifestantes por los poquísimos problemas que se presentaron en el país, lo que sin duda tuvo algo que ver con una gran presencia de la Fuerza Pública que mostró paciencia y tolerancia frente a jóvenes que trataban de provocarlos. Para los que vimos con sorpresa las manifestaciones en Holanda que iban acompañadas por policías, nos emocionó ver que aquí también es posible combinar Fuerza Pública con la gente en medio de protestas y sin mayores incidentes. Respeto, buenas maneras y gran responsabilidad es la combinación perfecta para que el pueblo se manifieste y se haga escuchar de las autoridades. Debe recordarse que nadie en este mundo es dueño absoluto de la verdad.

Lo que sucede, presidente Santos, es que muchos de estos políticos, gamonales de pueblo, esconden su actitud feudal y muchas veces corrupta, con el orden. Según ellos, es mejor que los tres políticos dueños de una región se pongan de acuerdo y decidan quiénes deben mandar imponiendo esos nombres, y comprando votos de la ciudadanía que no entiende que el voto es poder. Cualquier parecido con lo que sucede en Barranquilla y en el Atlántico es pura coincidencia. Pero este país, con una democracia imperfecta, gracias a la pobreza y a la corrupción de gran parte de la clase política, merece fortalecer su sistema político. Parte de este proceso es que pueda expresar sus opiniones de manera pacífica pero contundente frente a actos del gobierno que no le parezcan aceptables para el bienestar y progreso nacional.

Por eso, bienvenidas estas manifestaciones pacíficas, y por favor, no siga la dirección del alcalde de  Barranquilla, Alex Char, quien frente a una manifestación de más de diez mil personas, realizada el miércoles en forma tranquila, de carácter cívico, sin color político, respondió que se trataba, palabras más palabras menos, de unos viudos del poder que nunca habían hecho nada por los pobres de la ciudad. Eso sí es no ser un verdadero demócrata. Nadie es perfecto señor Alcalde, así que mejor escuche voces disidentes porque descalificar estas manifestaciones se puede asociar a autoritarismo, o en el mejor de los casos, a sobradez.

E-mail [email protected]
www.cecilialopezcree.com
www.cecilialopez.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO