Un Nobel para Ricardo Arjona, un poeta de verdad

Un Nobel para Ricardo Arjona, un poeta de verdad

13 de octubre del 2016

Bob Dylan no se merece el Nobel de Literatura.  “¿Un músico, cuya única obra en prosa fue un fracaso, cosechando el mayor de los premios literarios?”, es la pregunta que se hacen en El País de España

‘No more auction block’, una de sus canciones más conocidas es, por llamarla de alguna manera, una canción ambigua que logró su objetivo. Confundir y reinar.

Lea también: La malcriada Camila Zuluaga

“Cuántos caminos debe recorrer un hombre,
antes de que le llames “hombre”
Cuántos mares debe surcar una blanca paloma,
antes de dormir en la arena.
Cuántas veces deben volar las balas de cañón,
antes de ser prohibidas para siempre.
La respuesta, amigo mío, está flotando en el viento,
la respuesta está flotando en el viento”.

La Academia Sueca otorga el Nobel a Dylan “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”.

Además: Vi un video sexual con el Procurador

¿Un poeta? Con la desbordada comparación estuvo de acuerdo Manolo Bellon, columnista de KienyKe.com, quien en un texto que publicó en este portal lo llamó “el poeta no laureado de los años 60″capaz de componer “música intelectual, para universitarios y gente seria, de esa que realmente piensa”.

¿Un Nobel para Ricardo Arjona?

Con el respeto de muchos, he escuchado argumentos similares de las personas que gustan y defienden a ultranza la música de otro “poeta”, esta vez, uno de estas tierras amigas de la pobreza y las injusticias sociales de América Latina. Me refiero a Ricardo Arjona.

En 1963, Dylan le cantó a la guerra: Masters of War (Los maestros de la guerra)

“Ustedes, que fabrican las grandes armas
Ustedes, que construyen los aviones de la muerte
Ustedes, que construyes todas las bombas
Ustedes, que se esconden tras los muros
Ustedes, que se esconden detrás de escritorios
Sólo quiero que sepan
Que puedo verlos a través de sus máscaras”.

Arjonta también le cantó a la guerra.  Y le canta a una guerra más real, más bélica, más cotidiana, la guerra del amor. Fragmento de ‘Guerrero a su Guerra’.

“Desde hoy soy guerrero a su guerra, el amor me hace fiera
y mi guerra eres tu. Guerrero a su guerra
que se acabe el dolor, mi fusil una flor mi bandera el amor”.

No sé a ustedes, pero me conmueve más el guatemalteco.

No nos digamos mentiras, el premio que se le otorga a Dylan, como el que se le entregará en a Juan Manuel Santos, es político, muy político.

Premia las posturas (políticas) contra la guerra, algo muy popular por estos días. Los temas Blowin’ in the wind y The times they’re a-changin’ se conviertieron en los 60 en alegatos contra la guerra.

Pero Arjona también ha dejado que su mente vuele para hablar de política, de guerras, de invasiones, como las que ha protagonizado Estados Unidos en el continente. ¿Ven? Hasta zurdo resultó Ricardo, una razón más para pensar que se merece el Nobel.

“Las barras y las estrellas se adueñan de mi bandera
y nuestra libertad no es otra cosa que una ramera
y si la deuda externa nos robó la primavera
al diablo la geografía se acabaron las fronteras….  

Si el norte fuera el sur, sería la misma porquería 
yo cantaría un rap y esta canción no existiría”.

Dice El País, – Esquivo e imprevisible, Dylan hace historia al ser el primer músico que consigue el premio Nobel de Literatura. Ya en 1965, cuando la prensa norteamericana le calificaba del gran poeta de su tiempo, el músico decía: “No me llamo poeta porque no me gusta la palabra. Soy un artista del trapecio”. Bueno, al menos es sincero, pero confuso. ¿Un artista trapecio?.

Y si de ser confuso se trata, Arjona es el maestro.

“De vez en mes te haces artista,
Dejando un cuadro impresionista,
Debajo, del edredón.

De vez en mes con tu acuarela,
Pintas jirones de ciruelas,
Que van a dar hasta el colchón.

De vez en mes un detergente,
Se roba el arte intermitente
De tu vientre y su creación”.

¿De que habla Arjona? Del periodo de la mujer. ¡Poetazo!

En Chile, el columnista de opinión y sociólogo Patricio Navia, que cuenta con 311.000 seguidores en Twitter, arremetió contra Arjona y se ganó varias críticas en su contra.

Y en redes sociales también reclaman el Nobel para Arjona.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.