Nos bailaron el indio

24 de julio del 2012

No me voy a referir a la bailada que le pegaron esta semana los indios del Cauca al presidente Santos y a su ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, me refiero a la bailoteada que nos están pegando los gringos en la implementación del TLC que entró en vigencia el pasado mes de mayo. La […]

No me voy a referir a la bailada que le pegaron esta semana los indios del Cauca al presidente Santos y a su ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, me refiero a la bailoteada que nos están pegando los gringos en la implementación del TLC que entró en vigencia el pasado mes de mayo.

La historia es la siguiente: los señores que negociaron el TLC con Estados Unidos —sector agro—, Hernando José Gomez (que no distingue entre una mata de yuca y una de fríjol) actual Zar de Acuerdos y Juan Lucas Restrepo, actual director de Corpoica, no fueron capaces de negociar las medidas sanitarias y fitosanitarias, lo cual trajo como consecuencia que hoy estén restringidos indefinidamente el ingreso de los productos colombianos a ese mercado con argumentos para-arancelarios (o sea, sanitarios), como una descomunal inflexibilidad en el cumplimiento de las normas sanitarias y de inocuidad.

Por otra parte no establecieron una regla de juego clara para trancar la entrada de los productos americanos subsidiados, prohibición establecida en el acuerdo comercial. Si este requisito no se cumple, estaremos sufriendo gravísimos daños como resultado de la pérdida de nuestro propio mercado interno y la inviabilidad de exportar hacia los mercados internacionales, donde competir, se nos está convirtiendo en una utopía.

Las alarmas se encendieron esta semana cuando el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia y el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, enviaron sus protestas al ministro de Comercio Sergio Diaz-Granados y al representante comercial de Estados Unidos Ron Kirk, solicitando suspender las preferencias arancelarias para las importaciones de productos agropecuarios de Estados Unidos e informar sobre la eliminación de los subsidios a las exportaciones agrícolas, leche y sus derivados.

No es que sea pesimista, pero veo difícil que Washington tome en serio esta carta de nuestro Ministro de Agricultura a sabiendas que la orientación de la política agropecuaria de ellos está fundamentada en los subsidios directos al productor, lo cual les permite que sus cosechas puedan ser vendidas por debajo de los costos de producción, una práctica ilegal conocida en el comercio mundial como dumping. Bajo esta figura, Estados Unidos exporta maíz a un precio menor en 30% a los costos de producción, trigo en 40% y algodón en 57%, solo por mencionar algunos casos. Un tercio de las tierras de cultivos en Estados Unidos están dedicadas a producir cosechas subsidiadas destinadas a la exportación a Europa, Asia, África, y América Latina.

La Ley Agrícola estadounidense (Farm Security and Rural Investment Act of 2002), permite pagos anticíclicos, están ligados al nivel de precios y al volumen de producción. Es decir, cuanto menores sean los precios y más alta la producción, mayores serán los pagos que reciben los agricultores, actuando como distorsionantes del mercado al restringir la posibilidad de modificar áreas cultivadas; aunque los precios internacionales de un producto sean bajos o los rendimientos presenten disminuciones, los agricultores no modificarán sus áreas o unidades producidas, pues sus pagos se verían afectados. Esta práctica trae consecuencias negativas para nuestros agricultores.

El gobierno de Estados Unidos destina en promedio una suma de 20.000 millones de dólares en subsidios federales para estos programas. Nosotros destinamos 280 millones de dólares anuales de los cuales el 30% se quedan en peajes y comisiones.

No hay que ocultar que el gobierno de Santos heredó parte de este problema, pero en estos dos años de mandato, su equipo agropecuario —con contadas excepciones— ha demostrado ser mejor para la retórica y para elaborar programas mediocres, que en ejecutar proyectos concretos.

indadangond@gmail.com

Twitter: @indadangond

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO