¡Nueve,Cero!

15 de mayo del 2013

Vamos ya para un año de diálogos de paz y hasta ahora no hay nada. / Columna de Guillermo Rodríguez.

Justo hoy comienza en La Habana la novena ronda de los diálogos de paz entre el gobierno y las Farc. Hasta el momento, no se han visto resultados concretos y palpables de lo que el gobierno y la banda vienen negociando en secreto. Sea lo que sea, que tal vez ya está negociado, estaría  en contra del país, de las víctimas, de la democracia y de las instituciones, una de ellas, o tal vez la más importante de en una sociedad: la Justicia.

No le deseamos el mal al proceso del presidente Juan Manuel Santos, pero sabemos bien todos que sus esfuerzos tal vez no traigan buenos frutos, por los hechos se evidencia que no hay peligro de ello. Y es justo allí donde comprobaríamos que todo fue una majadería.

Quizás las oraciones del Papa Francisco y su bendición con escepticismo del proceso, y pese al corto tiempo que dio al mandatario para socializar, sirvan para iluminar el camino del proceso que empezó mal y va mal, de sus negociadores e incluso de los jefes de las Farc, que están a la expectativa del proceso electoral del 2014, pero como según algunas fuentes ellos estarían más concentrados en buscar el poder en el 2018. ¿Pero, usted admitiría que los verdugos del país llegaran al poder en 5 años?

Por su parte, el Polo Democrático, el movimiento Progresistas y Marcha Patriótica, están mirando la forma de reagruparse para entrar a competir,como uno solo, sí se puede, en la próxima contienda electoral. ¿En cuál de estos estará Teodora?

¿Qué pasara con los negociadores de las Farc, qué anhelan espacios en el Congreso? ¿El gobierno qué hará para manejar dicha situación, teniendo en cuenta las miles de voces de inconformismo de los familiares de sus víctimas que piden verdad, justicia y reparación? ¿Usted sería elector de los verdugos del país en los últimos 50 años? ¿Usted elegiría a quien masacró a toda la asamblea departamental del valle? No podrá confundirse desde luego, paz con impunidad y mucho menos con la institucionalidad, y tratándose que la más afectada sería la justicia. ¿A dónde va la política criminal del Estado? ¿Cuál es el ejemplo para las próximas generaciones? ¿Dónde queda el poder punitivo del Estado?

Vamos ya para un año de diálogos y hasta ahora no hay nada, pasan los días, y no hay nada, todo muestra que estamos en la novena ronda de conversaciones y hechos que evidencien la voluntad de paz de los violentos son inexistentes. ¡Claramente es un nueve, cero!

¿Dónde están y cómo quedan, por ejemplo, las solicitudes de extradición de Estados Unidos a los jefes del grupo ilegal, requeridos por narcotráfico y/o secuestro? ¿Quién garantiza que no sigan delinquiendo si en pleno proceso no paran sus actos atroces, no entregan armas, ni hay concentración? En resumida cuenta, no hay nada.

Mientras siguen los mojitos en La Habana y se habla de un supuesto proceso de paz, seguirán los interrogantes y las inquietudes de la ciudadanía frente a los avances y las soluciones de la desnaturalizada ola de violencia a merced de las Farc. Mientras el presidente Santos urgió la semana pasada sobre la liberación de todos los secuestrados al segundo grupo guerrillero de importancia en el país, el ELN, el primero con que existe actualmente un supuesto proceso de paz, mantiene miles de secuestrados. A esto sumemos: no entrega de armas, no concentración de tropas, no terminación de la extorsión, no abolición del narcotráfico, por no ir mas allá. Sin todo esto seguirá la falta de claridad y de credibilidad de los ciudadanos frente a esta política del gobierno típica de políticos de otrora que no piensan en las próximas generaciones, sino en las próximas elecciones.

Más grave aún que después de tantos anuncios de los diálogos, por una paz que no vemos por ese camino y en esos términos, tampoco se ve un compromiso definido para la liberación de los cautivos a manos de la banda terrorista de las Farc, tanto por extorsiones como también las víctimas menores de edad de reclutamiento forzado.

Como lo ha dicho el ministro del Interior, Fernando Carrillo, todo depende de lo que se decida en Cuba, antes del 20 de julio, y lo que viene después como él lo denomina: La Octava Papeleta, en la que se refrendarán los acuerdos por parte de los colombianos. ¿Usted refrendaría elegibilidad e impunidad? O esto es solo… ¿Tinte de reelección?

@g_rodriguezm

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO