Ocaña regresaría a los libros de historia con la revocatoria

11 de mayo del 2017

¿Otra página de ruptura en Ocaña?

opinion

Por: Fredy Castro

En la historia de Colombia, Ocaña (Norte de Santander) es, omitiendo sus innumerables virtudes, un sinónimo de ruptura. Allí se realizó la Asamblea Constituyente de 1828, que llevó a la dictadura de Simón Bolívar y a la posterior disolución de la Gran Colombia en 1830. Hoy, al igual que en el siglo XIX, el municipio de 100.000 habitantes se encuentra cerca de ocupar otra página en los textos de historia. La razón: podría ser, junto con El Copey (Cesar), el primer caso efectivo de revocatoria, desde la Constitución de 1991.

Fueron 165 intentos fallidos de revocatorias los que se realizaron antes de esta norma. La Ley 1757 de 2015 redujo los requisitos en los mecanismos de participación ciudadana. Ahora se requiere reunir firmas equivalentes al 30% de los votos obtenidos por el candidato elegido, antes era el 40%, y que el día en que se convoque a las urnas se obtenga un umbral de participación del 40% de la votación válida total del día en que se eligió el mandatario, antes era el 50%.

Por eso proliferó el mecanismo en varias regiones del país y, a la fecha, hay 102 solicitudes de revocatorias en curso. De estas, en los municipios de Ocaña y el Copey ya se convocó a las urnas para el 21 de mayo, mientras que en San Benito Abad (Sucre), se hará lo propio el 4 de junio.

¿Otra página de ruptura en Ocaña?

Lo que se vive en la cuna de José Eusebio Caro, uno de los fundadores del Partido Conservador, es una muestra de lo que se vendría para otras ciudades de Colombia.

Resulta que en las elecciones del pasado 25 de octubre resultó ganadora Miriam Prado, candidata del partido de Caro. Los problemas iniciaron desde el mismo momento del escrutinio, ella obtuvo 13.564 votos, 153 votos más que su principal oponente y 29,45% de la votación total.

Con los nuevos umbrales la mandataria ocañera quedó expuesta. Se requería reunir 4069 firmas (30% de 13.564), número inferior a las votaciones individuales de los cuatro candidatos de mayor votación (Ver cuadro). Ese primer reto fue fácil y el pasado 23 de marzo la Registraduría certificó la validez de 6.369 firmas.

La decisión se adelantará el próximo 21 de mayo, el mismo día de la de El Copey (César). Para que Miriam Prado permanezca en el cargo, deberá esperar que ese día salgan a votar menos de 18.418 personas (40% de 46.044) o que la mayoría de los que lo hagan respalden su continuidad. Situación difícil si se consideran las votaciones de sus rivales y el hecho de que estuvo casi tres meses por fuera del cargo, por presuntas irregularidades en la celebración de contratos.

Valga aclarar que recuperó su libertad hace una semana. No existía inferencia razonable en la comisión del delito del que la estaban culpando. ¿Habrá sido víctima de persecución política?

Captura

Las votaciones que se realizarán en Ocaña, El Copey y San Benito Abad, abren una serie de interrogantes que serán objeto de debate en los próximos meses, enumero algunos: 1) ¿La revisión que hará el Consejo Nacional Electoral generaría efectos retroactivos en los tres casos?, 2) ¿Los procesos que están en fila también se deben aceptar? 3) ¿En el futuro los candidatos a alcaldías presentarán programas con pocas propuestas?, 4) ¿Hasta dónde alcanzan los recursos para realizar nuevos procesos electorales?

Ojalá que el país aprenda de estas rupturas y no repita historias nefastas. Todavía estamos a tiempo de ponerle doble seguro a la puerta de la revocatoria.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO