Otro “conejo” sanitario

20 de agosto del 2011

El TLC con Canadá no sólo es el primero que ratificamos con uno de los ocho países más industrializados. Es, ante todo, el primero que negociamos bajo parámetros aceptables de reciprocidad y complementariedad. Sobre el papel, Canadá habilitó la desgravación total para el 98% de nuestras exportaciones –incluida la carne bovina–, con acceso inmediato y […]

El TLC con Canadá no sólo es el primero que ratificamos con uno de los ocho países más industrializados. Es, ante todo, el primero que negociamos bajo parámetros aceptables de reciprocidad y complementariedad. Sobre el papel, Canadá habilitó la desgravación total para el 98% de nuestras exportaciones –incluida la carne bovina–, con acceso inmediato y preferencial, salvaguardias y desmonte de subsidios y aranceles a nuestro favor. La mala noticia, es que estas condiciones excepcionales siguen siendo ajenas a la ganadería colombiana. Pese a las enormes posibilidades, seguimos sin respuestas en materia de admisibilidad sanitaria, clave para el frustrado intento de globalizarnos.

Alguien debe explicar a la opinión pública y al país ganadero ¿por qué sólo hemos abierto mercados de papel para los productos cárnicos o lácteos? ¿Cuáles son los impedimentos para avanzar en los protocolos de admisibilidad sanitaria? ¿Cuándo entrarán en vigencia los mecanismos de inspección, control y vigilancia para el sacrificio de ganado, avances que el Invima no ha presentado a las autoridades canadienses?

Desde el inicio de esta reciente ola aperturista, no hemos hecho nada en estos frentes. Instancias como Invima o el ICA difícilmente pueden operar controles sanitarios de su competencia, sin laboratorios ni personal suficiente. Y todavía nos preguntamos, si la Dian está en capacidad de administrar y contabilizar los contingentes de importación vía los TLC, activar salvaguardias para volúmenes superiores a los autorizados, monitorear los aranceles preferenciales o supervisar cláusulas técnicas de origen.

Sin estas condiciones ¿cómo negociamos con Canadá, el reconocimiento de nuestro estatus como país libre de aftosa con vacunación, después de invertir US$500 millones en su erradicación? o ¿cómo definimos mecanismos de evaluación de riesgos, para que ellos certifiquen y habiliten nuestras plantas para exportarles? Así no llegaremos a Canadá, México o Suiza, ni en el futuro a Chile, la UE o Estados Unidos. Es imposible con meras ventajas arancelarias, aunque se nos haga agua la boca con imaginar las oportunidades.

Sólo Canadá es un mercado de 34,5 millones de habitantes, un desarrollo económico siete veces superior al nuestro, altos índices de ingresos e importación per-cápita y, además, tenemos una balanza comercial deficitaria. Incluso la industria bovina canadiense está enviando señales favorables. La carne ocupa el sexto lugar en sus importaciones agroalimentarias, con un crecimiento promedio anual de 3,1% entre 2001 y 2010 y una diversificación de sus proveedores desde Suramérica. Además, los costos de producción y el clima le pasan factura. Su inventario bovino ha disminuido desde 2006. A enero de 2011 tenía 12,5 millones de cabezas, 3,4% menos que en 2010, comportamiento que ha seguido el hato de carne que cayó 2,7%. ¡Es una excelente oportunidad!

No obstante, “internacionalizar” la economía a puntade mercados de papel, no es garantía para el desarrollo y el crecimiento. Corresponde al gobierno subsanar los obstáculos al acceso real, para renglones “punta de lanza” del comercio exterior, incluidos en el Programa de Transformación Productiva. Con un atenuante: los cambios debe producirse antes de la total desgravación. Evento que está a diez años o menos. ¡Preocupante! Sólo el ajuste fitosanitario tomará una década, si empezamos ya.

¿Qué hacemos mientras tanto? Maldecir pasito, dicen los abuelos y mirar como entran las primeras 5.250 toneladas de carne de Canadá. ¡Una pequeñez! –nos dicen–. Habría que sumar lo que ofrecimos en los TLC, considerar los bajos precios que desgarrarán la producción local y la estrechez para ajustarnos. Si realmente queremos avanzar en la apertura, urge aprovechar el tiempo y acelerar la agenda interna. Lo contrario, es sepultarnos en una política que solo está asegurando inundar el mercado de importados y la quiebra de sectores vulnerables como el ganadero.

@jflafaurie

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO