Pacto por las ciudades

Pacto por las ciudades

5 de abril del 2019

En días pasados se desató una polémica nacional debido a que estaba en vilo la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2018-2022 “Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad”, Este Plan es la carta de navegación del gobierno de Presidente Iván Duque que determinará el actuar de la administración para el próximo cuatrienio.

Las discusiones se desataron debido a que el gobierno contaba con mayorías ajustadas para su aprobación, pero de no lograrse esto, el PND debería aprobarse por Decreto, es decir, tal cual como fue presentado originalmente sin incluir las modificaciones que en las discusiones previas a su primer debate y durante el mismo, se realizaron y que sin lugar a dudas enriquecieron el proyecto original.

Aunque el trámite no ha culminado y no existe un documento definitivo, desde ya se puede vislumbrar un enfoque del Plan que sin duda impactará el futuro de Colombia y beneficiará la calidad de vida de quienes habitamos las ciudades del país. Se puede afirmar que también es un Pacto por las Ciudades.

Este plan de mil billones de pesos lleva a Colombia a una gran apuesta por la Legalidad, la Equidad y el Emprendimiento.  Las metas planteadas permitirán avanzar hacia una sociedad más segura, más productiva e incluyente. Una cuyo eje central sea la equidad para dar igualdad de oportunidades a todos los colombianos.

Al revisar las bases del Plan y las metas, también es evidente que en por lo menos tres áreas traerá grandes beneficios para lograr ciudades seguras, creativas y sostenibles.

La seguridad urbana tendrá una especial atención, puesto que la meta de erradicación de cultivos de coca y la promesa de campaña de combatir la dosis mínima serán fundamentales en disminuir el delito en las ciudades, especialmente los homicidios y los hurtos. Frente a este panorama el Plan Nacional de Desarrollo plantea la reducción de la tasa de homicidios por cada 100 mil personas al pasar de 25.8 a 23.23 y la tasa de hurtos a personas de 504.7 a 485.5 por cada 100 mil habitantes.

Los centros SACUDETE, (salud, cultura, deporte y tecnología) deberán ser priorizados en áreas urbanas, particularmente en los barrios más afectados por el consumo de sustancias psicoactivas. Los programas de prevención de consumo, sumado a la lucha frontal con fuerzas de policía especializadas contra el microtráfico y la dosis mínima, sumados al uso de tecnologías y red de apoyos ciudadanas, serán vitales para recuperar la tranquilidad en las áreas urbanas colombianas.

La economía creativa o naranja tiene su epicentro en las ciudades. El 3% del PIB bogotano está relacionado con industrias asociadas al conocimiento y la creatividad.

El Plan de Desarrollo en su eje de emprendimiento tiene que focalizarse en los jóvenes de las ciudades. Allí hay una nueva clase creativa, de hecho, ya es evidente con la revolución de la innovación de Medellín y la transformación cultural de Barranquilla. Crear un ecosistema de apoyo con capacitación, asistencia técnica y capital para emprendedores e industrias nacientes en los barrios y localidades más creativas de nuestras ciudades serán la materialización concreta de un país en donde su economía crece y se hace más competitiva.

Para fomentar el emprendimiento el Gobierno Nacional pretenden beneficiar 30 mil PYMES con productos financieros para que puedan consolidarse y expandirse en los negocios, aumentar el porcentaje de creación de empresas de 2.70% a 3.50% y lograr que 57 Cámaras de Comercio tengan un canal virtual para la creación de empresas.  Así mismo, busca lograr que 181 mil personas sean capacitadas en programas de tecnologías de la información y generación de nuevos negocios y apostarle al turismo aumentando en un 30% el número de visitantes no residentes que pernoctan.

La sostenibilidad en materia de movilidad eléctrica se encuentra reflejada en el Plan de Desarrollo. El solo hecho de permitir el uso de los recursos de sistema de transporte masivo para material rodante, permitirá que los actuales y futuros sistemas de este transporte hagan su tránsito a sistemas cero emisiones o eléctricos. Si a ellos se suman los incentivos tributarios y arancelarios, veremos, en los próximos tres años, un incremento notorio de los vehículos eléctricos, con los consecuentes beneficios para la dignidad en la movilidad y la calidad del aire de nuestras ciudades.

Tres grandes metas se han propuesto en la materia: i. Aumentar el promedio de viajes en día hábil en sistemas de transporte públicos cofinanciados por la nación pasando de 5.4 millones a 6 millones para 2022, aumentando la ciclo red en sistemas de transporte, cofinanciados por la Nación en 101 kilómetros y alcanzando los 1197 km de infraestructura vial intervenida en los sistemas de transporte público urbano.

También se establece que los municipios y distritos deberán crear planes de movilidad sostenible y segura los cuales darán prelación a los medios de transporte no motorizados (peatón y bicicleta), y al transporte público con energías limpias. Así mismo, se establecen nuevas fuentes de financiación para los sistemas de transporte como la autorización para destinar hasta el 60% del recaudo de multas de tránsito para el sostenimiento de transporte público y se da continuidad a la cofinanciación de sistemas de transporte por parte de la Nación (art. 77).

La equidad urbana se logrará con el programa Generación E, una apuesta para que más de 300 mil jóvenes de los estratos 1 y 2 puedan tener educación superior gratuita. Esa sí que será una forma de apalancar la movilidad social de las áreas metropolitanas colombianas. Eso es lo que más reclaman las familias vulnerables y de clase media en formación en las principales ciudades colombianas.

Finalmente, el programa semillero de propietarios y el ambicioso plan de mejoramientos de vivienda deberá en redundar en mejorar la calidad de vida y el urbanismo de los barrios populares y más marginados de las ciudades colombianas. No se trata de seguir reproduciendo un modelo de construcción de vivienda para vivir, pero que no construyan ciudad, en donde existan usos mixtos de suelo, construcción de espacios público y parques. Debería el Gobierno Nacional multiplicar el modelo del proyecto Lagos de Torca en Bogotá. Una apuesta para construir ciudades, dentro de la misma ciudad.

Un Pacto por las ciudades logrará materializar ese gran Pacto por la Equidad que plantea el Presidente Duque. Serán las ciudades los grandes motores de prosperidad y desarrollo económico y social en los próximos años.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO