¿Para quién será la cárcel?

23 de febrero del 2015

“Con la propuesta de Gaviria terminarán en la cárcel los atracadores y estafadores de poca monta.”

Con la propuesta de Cesar Gaviria los que van a terminar pagando cárcel en el post acuerdo serán los ladrones de celulares, atracadores de esquina, estafadores de poca monta, conductores borrachos y de pronto, si estamos con suerte, uno que otro abusador de menores. Pero los grandes determinadores de la violencia en este país quedarán limpios, redimidos por el perdón universal.

Por el lado de las Farc, ya sabemos que todos esos gordos que ahora parecen abuelitos bonachones pasarán del camuflado al everfit como se solía decir cuando los militares dejaban las filas. Claro, esta vez ese vestido de civil los acompañará a sentarse en una curul del congreso o de una Asamblea Nacional Constituyente. Ese sapo ya lo estábamos pasando con harta agüita de azúcar, pero ahora vamos a tener que recibir en el reino de Dios a muchos más.

Dentro del perdón post acuerdo según el expresidente Gaviria cabrán los militares, los paramilitares y todos sus auxiliadores. El Mono Mancuso y su legión de congresistas financiados para que “refundaran la patria”. Volverán por supuesto los Juan Carlos Martínez y muchos otros acusados de tener vínculos con el paramilitarismo narco.

Los empresarios, cuya expresión más sublime son los doce apóstoles, serán exonerados por la justicia transicional y podrán seguir financiando a los ahora amnistiados para políticos. Porque, no solo no pagarán cárcel sino que no quedarán con inhabilidades para ejercer cargos públicos.

Es cierto que queremos la paz, es cierto que hay que reconciliarse y perdonar. Pero los únicos que cargarán las culpas del conflicto serán las gentes del común, ciudadanos y ciudadanas de bien, que pagan impuestos, trabajan ocho horas diarias y cumplen las leyes. Los que nada han hecho tendrán que financiar a los culpables y además aguantarse que figuren en las listas al congreso, sean candidatos a gobernaciones, alcaldías, asambleas y Concejos.

Qué bueno soñar con una paz que favoreciera a esa gente que no ha sido culpable de nada pero va a terminar siendo un armisticio para guerreros de lado y lado y para sus ayudantes, narcos y empresarios.

No sé cuál puede ser la salida a esta injusta situación; dicen los de las Farc que ni por chiste les mencionen la cárcel y, el establecimiento incluyendo ahora al Centro Democrático, empiezan a estar de acuerdo con ellos. Al fin y al cabo lo que Uribe y sus muchachos querían era que los invitaran a este baile de impunidad y también a los militares y al bando contrario a la guerrilla. Eso es lo que ya está haciendo carrera con la propuesta de Gaviria.

Puede ser que se firme la paz y la impunidad sea el precio que tengamos que pagar, pero al menos debería pensarse en algunos límites y sobre todo en cómo resarcir a las víctimas directas y a la sociedad inocente de tanta barbarie.

Eso sí, la propuesta de marras será buena para un propósito muy buscado y nunca conseguido, el de descongestionar la rama judicial y las cárceles. Miles de expedientes se archivarán de manera inmediata y miles de criminales del conflicto, secuestradores, narcotraficantes, extorsionistas, abusadores, tendrán las puertas abiertas de las prisiones. En eso el expresidente Gaviría habrá logrado un gran avance en la política criminal.

Ahora, ¿paz y la reconciliación? ¡Mamola! Porque grandes cambios en los niveles de pobreza, inclusión, educación no se ven por ningún lado, pero si mucho afán por garantizar a los combatientes condiciones para que sigan la guerra por otros medios, en la política.

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus/

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO