Junior, festivo, dominante

Junior, festivo, dominante

10 de diciembre del 2018

Mucho Junior. Poco, o nada, Medellín. Junior jugó en la cancha, su rival en los medios con proclamas de guerra que nunca cumplió. La palabra o la pelota. Junior dominó con el balón, impuso sus condiciones técnicas y ganó por demolición.

Solo una vacilación tuvo, en el gol del descuento, pero con calma recuperó claridad, para marcar diferencias. El fútbol del tiburón fue festivo, aplastante, hasta desgastar al oponente, al que presionó y arrinconó. Fueron cuatro goles y no más, por David González que cubrió con sus manos la portería para ser uno de los notables del partido, por sus atajadas.

Teo fue la batuta, el líder, el guía. Secundado por Jarlan, asociado en el pase; por Díaz, con desbordes desde la izquierda hacia el centro, que destrozaron al Medellín; por el ida y vuelta de Sánchez, Gómez, Marlon y Cantillo, con temidas aceleraciones, y la vitalidad de marca de Narváez. Viera vio el partido, pero poco actuó y sus defensas, que secundan su trabajo, no se desgastaron por la escasa rivalidad.

Junior salió a comerse con fútbol a su adversario y lo dominó, para establecer distancias en el trámite y las estadísticas. Nunca se atrincheró especulativo, tan acostumbrado como está a convivir con la victoria.

Una instancia le queda al Medellín para ir al rescate, en tarea complicada porque su fútbol carece de argumentos para seducir y Cano, solo, no lo puede resolver. Qué buen equipo es Junior. Junior, festivo, dominante.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.