“Jinchos” inseparables

14 de julio del 2014

“Las redes sociales transformaron el slogan “hinchas inseparables”, en “jinchos” inseparables.”

Se sigue quejando el grueso de los colombianos de la soberbia de los periodistas -que no es nueva- pero especialmente del maridaje con el poder.

Antonio Caballero me lo dijo hace 20 años: “Subsiste una multitud de intereses cruzados entre los medios y el poder político, desde los lazos familiares y sentimentales hasta la dependencia económica directa. Ojala la prensa colombiana siga más ocupada en destapar que en tapar, como había venido haciéndolo por lo menos desde los pactos de complicidad del Frente Nacional…”

Y en este asunto hay muy pocos con autoridad para defender el gremio. Ni siquiera Juan Gossaín, extraordinario cronista, exaltado por haberse quejado del manejo de los medios, en la pasada campaña política. El mismo Gossaín que recibió una emisora FM en Bogotá en el criticado gobierno de Samper y defendió con ahínco los intereses generales del emporio Ardila Lulle.

“Lo que le hace daño al adversario hay que darle 8 columnas o tiempo triple A (el de mayor audiencia). Ese es el tipo de manipulación, que mucho más que guerra sucia es un manejo asqueroso de la prensa”, dijo Gossaín.

Y está en lo cierto. A propósito del borbollón de algunos personajes colombianos en Brasil (periodistas, empresarios, funcionarios), la denominada gran prensa (El Tiempo y Semana, para no ir más lejos) le restaron importancia al escándalo y si pusieron unos minutos el video respectivo, lo retiraron enseguida. No me imagino el despliegue que hubiera tenido si los involucrados no estuvieran tan cerca de sus intereses económicos y sociales.

El asunto, apagados los videos y ocultado por la prensa, pasó a ser una anécdota de unas pocas horas, más simpática que atroz.

La ironía, el humor y la mordacidad que se despliega en las redes sociales transformó el slogan de Pacif Rubiales “hinchas inseparables”, en “jinchos” inseparables.

“Lo de menos en la trifulca del restaurante carioca fueron las palabrotas que se usaron, los insultos que llovieron y los platos que surcaron los aires. Hasta ahí estábamos en un terreno muy preciso: los hijos del Presidente de la República, un Vice Ministro de Estado, el marido de una sobrina del Presidente, el hijo de un periodista famoso, no saben comportarse como gente decente. Armaron una trifulca grotesca, que nos dejó en vergüenza pública”, comentó el exministro Fernando Londoño, tampoco una autoridad en ética periodística.

“…Lo que sí importa, y mucho -agrega Londoño- es averiguar si las amistades de los ejecutivos de Pacific, y de su Vicepresidente en particular, con los zafios de marras, han ido al punto en que la presencia de esta comparsa de amigotes en el Mundial de Fútbol estuvo financiada, en todo o en parte, por la compañía en conflicto con Ecopetrol.

“..Los hijos del Presidente y el señor Viceministro Luna, debieran ser más cuidadosos con sus amistades. Andar de juerga en Río con el más importante ejecutivo colombiano de una empresa que discute gigantesca fortuna con Ecopetrol, no es en absoluto aceptable”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO