Diferencias religiosas sobre el Papa Francisco crean crisis en Teleamiga

Diferencias religiosas sobre el Papa Francisco crean crisis en Teleamiga

10 de Febrero del 2016

José Galat, el rector de la Universidad La Gran Colombia, cree que  Francisco es “el falso papa”, del que habla el apocalipsis, pero su socio y gerente de Teleamiga, Diego Arango Osorio, obedece a los obispos y altas jerarquías de la Iglesia Católica. Esa enconada divergencia religiosa, conceptual, los separó de forma radical.

Lea también: Juan Carlos Pava pelea “a muerte” contra un cáncer que padece.

Galát, quien acumula todos los poderes para manejar la Universidad, dueña del canal y también de ICTUS, la empresa sin ánimo de lucro fundada para su creación, consideró insoportable que Arango Osorio siga la línea del Papa y su jerarquía en Colombia. Apoyado por la junta directiva determinó retirarlo del cargo.

Lea también: Las dos caras de la moneda en el caso de Cristina Plazas, del ICBF.

Los dos se encontraron en Miami en 1999 y discutieron del canal católico, para promover valores cristianos. Arango montó ladrillo tras ladrillo de Teleamiga y es el artífice principal de todos sus logros.

Los altos estudios realizados por Galat, acompañado en ellos por Rafael Arango Ramírez, determinan que el fin de los tiempos se acerca y que en las profecías contenidas en la Biblia estaría casi claro que el falso papa es Francisco, el Sumo Pontífice que hoy regenta la iglesia. Así las cosas, no podría tolerarse que Teleamiga siga las orientaciones de este alto jerarca de la Iglesia. La rebeldía de Arango Osorio, también con biblia en mano, ocasionó la crisis.

Todavía no han nombrado al sucesor del gerente, pero ha de suponerse que quien asuma debe tener bien claro el concepto religioso de Galat y su convicción de que el apocalipsis está a la vuelta de la esquina.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.