Pintado de azul: las claves de Millonarios, líder del FPC

25 de febrero del 2019

Opinión de Julián Capera

Pintado de azul: las claves de Millonarios, líder del FPC

Pasaron casi tres años para que Millonarios volviera a ser líder absoluto de la liga colombiana. En menos de cuatro meses, Jorge Luis Pinto ajustó tuercas y su ballet, aún en construcción, agarró el ritmo rápido y consiguió el mejor arranque de campeonato de los últimos siete años.

Pinto le madrugó al trabajo en Millonarios, fiel a su manera de vivir el fútbol y entendiendo la importancia de la pretemporada: sus primeros amistosos fueron el año pasado, cuando la Liga aún no había terminado pero la participación de Millonarios sí. Trabajo a doble jornada y muchos minutos de fútbol para empezar a ajustar tácticamente su idea.

Vino el Torneo Fox Sports, que es un gran laboratorio para los equipos invitados, y dejó ver las nuevas fórmulas del nuevo cuerpo técnico de Millonarios y los ingredientes para aplicarlas: Felipe Jaramillo, Juan David Pérez y Luis Payares: las nuevas piezas que encajaron rápido y le dieron la razón a los directivos y el entrenador.

Muy rápido se diluyeron los cuestionamientos de aquellos que, seguramente sin verlos jugar, hicieron mala cara a los refuerzos: que porque venían de Leones, con pocos minutos de juego o no eran capitanes en sus clubes.

A ellos, hay que sumarles el regreso de Santiago Montoya, que superó una lesión complejísima y está viviendo un nuevo comienzo, con muchas cosas interesantes desde el aporte al colectivo.

Ya en competencia oficial, el Embajador ha ganado seis de los siete partidos que ha disputado (contando el de Copa vs Fortaleza) este año, y en Liga ha firmado el mejor inicio desde aquella campaña de Hernán Torres en el segundo semestre de 2012 que terminaría dándole la estrella catorce. Aquel equipo consiguió 16 puntos de los primeros 18 que disputó (88,8%). El equipo de Pinto suma 15 de 18, para un rendimiento de 83,3%.

Esos números le permiten volver a ser líder absoluto de la Liga, algo que no sucedía desde la era Rubén Israel en 2016-II cuando ganó ocho juegos consecutivos.

Millonarios creció en lo físico, volvió a ser un equipo intenso que pelea los partidos bien arriba y que trata, en casa o afuera, de tener el balón la mayor cantidad de tiempo posible. Qué va al frente, qué arriesga. Un equipo intenso.

Creció en lo táctico: fortaleciendo el 4-4-2 (4-4-1-1) y el 4-2-3-1. Con centrales que salen jugando, volantes de primera línea de buen pie que desarman y arman. Silva y Pérez abriendo la cancha, Ovelar encontrando mejores sociedades arriba.

Y creció en lo anímico: producto de la mejoría en los factores anteriores, Millonarios ha vuelto a convencerse de la necesidad de jugar como equipo grande en todos los estadios del país, de la victoria como alimento semanal para que todo marche como debe marchar al interior del equipo.

Son apenas las primeras pinceladas y todo esto seguramente se olvidará si el equipo no logra mantener la sonrisa que ha mostrado en estas primeras escenas de 2019. Sin embargo, los primeros trazos suelen avisar que colores tendrá la pintura cunado esté terminada, y este boceto de Pinto pinta bien.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO