No es seguro que gane el SÍ, en el plebiscito por la paz

7 de julio del 2016

Diferencia entre ganadores y perdedores es de escasos once puntos.

A juzgar por los más recientes resultados de la Gran Encuesta (¡a mil personas!) de RCN, La F.m. y Semana, el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz cuenta con apoyo mayoritario (84%), superando con creces al escaso 15% de quienes no están de acuerdo con hacerlo. Las cifras son contundentes, aplastantes. Sí al referendo, en definitiva.

Pero eso no quiere decir, ni mucho menos, que haya también apoyo irrestricto a dichos acuerdos. No. Al preguntarse sobre cómo se votaría en tal sentido, apenas 36% dijo que los aprueba (porcentaje idéntico por cierto al que no votará), mientras un alto 25% anuncia su voto negativo. Hasta ahora, la diferencia entre ganadores y perdedores es de escasos once puntos.

No es seguro, entonces, que gane el Sí, a diferencia de lo que suele creerse especialmente en círculos oficiales.

¿Por qué? ¿Cómo explicar este hecho, a todas luces sorprendente? Algunas respuestas podemos hallarlas en la misma Encuesta, según veremos a continuación.

Para empezar, el optimismo ha crecido frente a la posibilidad de que los diálogos en La Habana lleguen a un acuerdo de paz, al saltar del 32 al 47% de marzo a junio pasado, pero ese nivel es todavía inferior al del pesimismo que se sitúa en 52%, cinco puntos arriba. No hay siquiera empate técnico, al decir de los expertos.

Lo anterior se refuerza con la actitud negativa de un 38% frente al acuerdo del cese al fuego, cuando uno pensaría que hubo entusiasmo desbordante, unánime, en tal sentido, no del 56% que resultó al final.

Pero, insistamos: ¿Por qué? No hay que ser un genio para saberlo, mirando las cifras: el citado 84% a favor del plebiscito pide que los jefes de las Farc paguen por sus delitos y vayan a la cárcel, mientras –¡Oh, sorpresa!- el 71% no quiere que ellos participen en política. “Cárcel, sí; política, no”, sería la consigna.

Las razones de tan crítica posición surgen a la vista. En primer lugar, la gente no ve con buenos ojos la impunidad de los guerrilleros por considerar en su mayoría (58%) que eso “hará que el conflicto no termine”; el 39%, en cambio, justifica las concesiones, como sería la impunidad, para alcanzar la paz.

De otro lado, se duda del cumplimiento, por parte de las Farc, del cese al fuego (59%, que supera al confiado 37%), como tampoco se cree en la entrega total de las armas (80% vs. 20% que afirma lo contrario).

Por último, viene el premio mayor: si bien para muchos colombianos (49%) gana el país con el acuerdo del cese al fuego, son más quienes piensan que los ganadores son las Farc (35%), quedando el gobierno, como ganador, para un irrisorio 11%.

“Es como si la guerrilla, desde el punto de vista de la opinión pública, hubiera ganado en la negociación”, dirá alguien, con seguridad.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO