Pleitos entre herederos colombianos

Pleitos entre herederos colombianos

16 de octubre del 2016

A paso de tortuga avanzan en los estrados judiciales varias querellas entre los herederos directos de cuantiosas fortunas dejadas a su muerte por conocidos personajes de industrias sonoras como el disco, la música tropical y la radio.

Estos pleitos se ventilan en los medios periodísticos y han movido a las partes a contratar abogados de goodwill para tratar de aumentar los bienes que les dejaron sus progenitores, por estar inconformes con el reparto original hecho por vía  testamentaria o porque la sucesión tendría, supuestamente, visos sospechosos.

El primer conflicto familiar se dio entre los tres descendientes directos  de Toño Fuentes, uno de los grandes pioneros de la industria fonográfica. A la muerte de don Antonio afloraron los desacuerdos entre sus tres hijos: José María, Pedro y Rosario, quienes jamás airearon sus diferencias frente a la prensa, porque “la ropa sucia…”

El litigio más reciente fue destapado en la W por Julio Sánchez Cristo, quien puso en confrontación, al aire, a los hermanos Alfredo José y Alejandro Díez, hijos del finado don Alfredo, el fundador de Codiscos,  otro gran precursor de la fonografía criolla.

En el diferendo salieron a relucir, por la radio, cifras verdaderamente astronómicas. Según Alejandro (el menor de la camada radicado en Argentina) Alfredo José (quien se quedó con la marca) recibió por herencia seis mil millones de dólares, mientras que a él apenas le tocaron mil millones de dólares.

Wikipedia le metió baza al asunto: “La mayoría de los herederos se siente defraudada con el testamento. Los bienes de Codiscos se repartieron entre la familia de sus propietarios con un testamento aparentemente falsificado.

Don Alfredo amasó una fortuna con la compañía más importante del país, Codiscos y también con la promotora colombiana de música, Prodemus, la fábrica de pilas Tronex y algo más de 3.000 acciones en el antiguo Banco de Colombia.

El industrial murió hace 7 años y su última voluntad fue que se repartiera la fortuna entre sus 6 hijos, en partes iguales. Con los trámites en sucesión apareció un testamento en una notaría en Medellín, que tenía una supuesta copia guardada en la caja fuerte de Cosdicos. Pero la fiscalía encontró que ese testamento al parecer era falso y que detrás de esta maniobra presumiblemente estaban los dos hermanos mayores y un abogado.

El testamento al parecer fraudulento se reconoció como tal cuando se descubrió que el número de la escritura correspondía a una venta… Este es el testamento real.

Los investigadores del CTI encontraron que los dos hermanos y el abogado al parecer ocultaron el dinero de la herencia en sociedades fachada en Panamá, que vendieron parte de Codiscos a espaldas de la sociedad y que sustrajeron los dineros de las acciones que tenían en el banco.

La Fiscalía investiga la posible complicidad en este fraude de la ex gerente de Prodemus, una familiar, el asesor y consejero de don Alfredo, el contador de toda la vida de Codiscos, los abogados que abrieron la sucesión y a la Notaria 20, lugar donde se abrió la falsa sucesión”, concluye el inquietante informe de Wikipedia.

Sin recibir ningún despliegue en los medios, quizá por el tamaño de la disquera, avanza una discordia judicial entre el hijo mayor de don Otoniel Cardona (otro pionero de esta industria, también desaparecido) propietario de Discos Victoria, y sus hermanos menores.

Otro escenario de conflictos familiares tiene lugar en la sede nacional de Sayco, en Bogotá. Por el derecho a las  regalías autorales del maestro Lucho Bermúdez pleitean los hijos de su segundo matrimonio (que se quedan con el 80 por ciento) y Diana María, único fruto de la unión con Matilde Díaz, que apenas recibe el 20 por ciento.

En juzgados costeños mantienen enfrentamientos similares  por las regalías las dos familias que tuvo en vida, entre Cartagena y Barranquilla, el desaparecido cantante y compositor Joe Arroyo. Pleito del mismo tenor mantienen las dos viudas del artista vallenato Diomedes Díaz.

Le ponemos punto final al diferendo que enfrenta a los hijos de los dos matrimonios del radiodifusor Bernardo Tobón de la Roche.

La disputa de la herencia ha dividido a las familias Tobón Martínez y Tobón Kaim, representadas, de un lado,  por  Bernardo Jr. Merceditas y German Tobón Camelo, y del otro por los Tobón Kaim, encabezados por Carlos Arturo, quien está al frente de lo que queda de Todelar.

Don Bernardo desheredó a los Tobón Martínez y a la hora de la verdad, Todelar como empresa no existía. Esta la componían una buena cantidad de sociedades, por lo que  a la hora de reclamar los verdaderos herederos  los abogados no han tenido a quien demandar, porque Tobon de la Roche, astutamente, legalmente, no tenía nada. Este pleito parece que lo tienen perdido los Tobón Martínez, de acuerdo con el vaticinio que hace el colega Edgard Hozzman, el editor del semanario digital Pantalla & Dial.

La apostilla: Qué coincidencia! Las palabras Codiscos y Codicias se componen de ocho letras cada una y parecen homófonas. Suenan igual, pero tienen un significado bien distinto.

 

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.