Paraíso para pocos

13 de mayo del 2015

“¿Ahora que termina el boom de la materias primas, de dónde saldrá el dinero?”

¿Ahora que termina el boom económico de la materias primas, de dónde saldrá el dinero para reemplazar los ingresos que le entraban a los países en desarrollo por esta vía?

En el caso de Colombia, la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) estimó que el flujo de recursos públicos, incluyendo los impuestos, las menores utilidades de Ecopetrol y el descenso de las regalías, implicarían pérdidas entre el 1 y el 2 % del PIB en 2015. Esto representaría hasta 7.568 billones de Dólares menos que le entrarían al país.

Como consecuencia, son necesarios ajustes fiscales y reformas tributarias que equilibren las finanzas. Ajustes, que normalmente afectan a la clase media que trabaja para terminar de pagar su crédito de vivienda o comprarse un carro nuevo. Impuestos, que suben poco a poco sin que la mayoría de la gente se de cuenta para ajustar el déficit fiscal. Y es que es más rentable cobrarlos poquito a poquito pero en gran número que grabar mucho pero a pocas personas.

Adicionalmente,  cobrarle impuestos a los más ricos se hace un reto cada vez más grande teniendo en cuenta la cantidad de opciones que existen para mover los capitales de un lugar al otro.  De hecho, hay más de 80 jurisdicciones  que adoptan prácticas tributarias flexibles y fraudulentas donde dos millones de empresas y la mitad de todos los bancos en el mundo esconden aproximadamente 13 trillones de Dólares. Asimismo, el Congreso de Estados Unidos estima que 100 billones de Dólares se pierden al año por evasión y elusión de impuestos.

¿Cómo logran las empresas y los individuos burlar sus obligaciones tributarias?

Una de las técnicas más conocidas es el cambio de dirección. Al hacerlo, las empresas evitan el régimen tributario de los países que cobran altos impuestos sin tener que cambiar de dueño, directivos, ni sede principal. Las facturas simplemente llegan a jurisdicciones diferentes donde los impuestos son mucho más bajos o simplemente no existen. Aproximadamente 48 compañías estadounidenses han hecho esta operación desde 1982, cuando la firma constructora McDermott trasladó por primera vez su dirección a Panamá. Siguiendo este ejemplo, desde 2012,  17 compañías han cambiando sus direcciones, acumulando gigantescas pérdidas económicas para el gobierno de Estados Unidos.

“Afuera de Miami, todo es un paraíso fiscal”, dice el periodista Zachary Mider, ganador del Premio Pulitzer por su investigación sobre paraísos fiscales, haciendo referencia al 35% de impuesto de renta que cobra el gobierno de EEUU, uno de los impuestos corporativos más altos de los países desarrollados.

Otra práctica muy común para evadir impuestos es la llamada trasferencia de precios o price transfering, que consta en comerciar entre empresas subsidiarias de una compañía manipulando precios para evadir impuestos. Por ejemplo, si una empresa subsidiara (A) produce maíz en Colombia y le vende el producto a otra empresa subsidiaria (B) en un paraíso fiscal (Panamá o Islas Cayman) a un precio muy barato, la ganancia es poca en Colombia por ende el impuesto sobre la renta es mínimo. La compañía (B) por su parte, vende el producto a la subsidiaria (C) a un precio bastante elevado, quedándose con la ganancia de la diferencia de precios en un país donde no tiene que pagar impuestos. La subsidiaria (C), para cerrar el ciclo, vende su producto en Estados Unidos, reportando poca ganancia porque el precio de venta apenas le permite un margen de ganancia.

Algo parecido ocurre cuando una empresa cambia de dirección a un país con bajas restricciones tributarias y le presta plata a su sucursal en Europa, jurisdicción con altas tasas de impuestos. De esta manera, se traslada la deuda a un lugar con altos impuestos y se reportea una ganancia mínima para reducir obligaciones tributarias. Para colmo, los intereses adquiridos de la deuda tampoco pagan impuesto en el paraíso fiscal.

En el caso de personas naturales, hay varias alternativas para mover el dinero y evitar el cobro de impuestos. Por ejemplo, mudarse a Mónaco, Dubai o Luxemburgo, dónde sus residentes no tienen que pagar impuestos de renta, y basta con alquilar un apartamento y consignar unos millones de Euros en un banco local para acceder a la residencia. Este es el caso de varios cantantes, modelos y deportistas profesionales que escogen estas ciudades como lugar de residencia o simplemente crean empresas o fundaciones para mover su dinero entre sus compañías.

Es difícil marcar la línea entre lo que unos llaman planeación tributaria y la evasión/elusión de impuestos. Lo que sí es cierto es que los gobiernos están perdiendo mucha plata que podría estar beneficiando a muchos ciudadanos de países en desarrollo por medio de más inversión pública que genere empleo y reactive la economía. En África, por ejemplo, se calcula que 30% del producto interno bruto ha sido trasladado a paraísos fiscales por parte de grandes compañías que usan técnicas como las mencionadas anteriormente para esconder sus ganancias. Las consecuencias son devastadoras para estas economías que carecen de información y poder para implementar ley para cobrar sus impuestos.

En países con gran producción de materias primas y sistemas de justicia débiles, las empresas multinacionales aplican su conocimiento contable y se aprovechan de la fragilidad de los gobiernos para reducir sus impuestos y mantener la plata en los paraísos fiscales. Con tanta incertidumbre financiera, ¡esta es la plata que deberíamos estar buscando para reactivar nuestras economías!

Si esto pasa en África donde hay gobiernos tan corruptos como en América Latina, ¿qué porcentaje de ganancias sobre la explotación de materias primas se queda en Colombia a través de impuestos y regalías? ¿Y ahora que ese porcentaje se reduce drásticamente, cuáles van a ser las alternativas económicas y los incentivos financieros para que continúe la inversión extranjera en el país?

Pd: No caigamos en la trampa de creer que más incentivos tributarios para las empresas tienen causalidad con el incremento del empleo y el boom económico que vivimos. Argumento que los Republicanos en Estados Unidos no han podido validar.

La próxima columna titulará: En nombre de la inversión…  ¿algunas ideas para compartir?

@tobalvasquez

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO