Pólvora: Bogotá dio ejemplo y el gobierno nacional se rajó

Pólvora: Bogotá dio ejemplo y el gobierno nacional se rajó

10 de enero del 2019

Bogotá puede sentirse orgullosa. El trabajo de todos los ciudadanos por proteger la vida en la pasada temporada navideña viene rindiendo frutos. Durante tres años, junto con la administración y nuestro equipo en el Concejo de Bogotá, aunamos esfuerzos para reducir los lesionados por medio del fortalecimiento de normas, un control político más efectivo y agudo, y por supuesto campañas pedagógicas para cambiar comportamientos. El resultado nos deja un panorama esperanzador. Al 10 de enero de 2019, Bogotá sumó 23 casos de lesiones por pólvora, lo que representa una reducción del 54% frente a los 55 casos que se presentaron en la temporada 2017-2018.

Tenemos el menor número de casos de menores de edad quemados de los últimos 25 años en la ciudad, con solo 8 menores lesionados. Adicionalmente, la ciudad quedó apenas a 3 casos de alcanzar el mejor registro de su historia, que fue en 2009 con 20 casos. Para 1993 Bogotá registró 263 casos de quemados con pólvora, y hoy, 25 años después, la reducción fue del 91,2%. Esto es una ventana de oportunidad para que el próximo diciembre podamos estar más cerca del objetivo de tener cero quemados con pólvora.

Sin embargo, la temporada navideña nos dejó un sabor amargo y preocupante a nivel nacional; pues los casos de lesionados con pólvora llegaron a 829 personas, de las cuales 528 eran mayores de edad y 301 eran menores de 18 años. De todos estos casos, hay que decir que el 63% los causó la manipulación y un 22% fueron observadores. Estos hechos nos reiteran la necesidad de continuar con las campañas de cambio cultural; la manipulación de la pólvora no puede continuar en manos de los ciudadanos, menos aún bajo los efectos del alcohol.

El jalón de orejas está dirigido al gobierno nacional. Diciembre y enero son los meses en que las acciones de prevención de quemaduras con pólvora deben ser mayores, y al parecer dejaron todo para última hora y pagaron por la improvisación. Ojalá la próxima temporada navideña podamos tener una reducción significativa en todo el país, y para lograrlo es necesario que el gobierno inicie con prontitud su campaña de prevención en este 2019.

Por ello, como recomendación para seguir en buen camino, la autorregulación es fundamental y debe empezar por el hogar. No comprar pólvora equivale a no poner en riesgo a nuestras familias, razón más que suficiente para que a fin de año contribuyamos a su disfrute solo en espectáculos que cuenten con todas las normas de seguridad y expertos para su manejo. Adicionalmente, esperamos que la pólvora esté prohibida para aquellos ciudadanos que no son expertos en su manipulación. Por ello apoyaremos el proyecto de ley que actualmente se halla en trámite en el Congreso de la República para lograr que esto sea una realidad, con el fin de consolidar en la sociedad colombiana la consigna de que la vida es sagrada.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.