Póngale minifalda al mango

2 de noviembre del 2019

Por: Juan Pablo Pineda.

Póngale minifalda al mango

Este podría ser el título del plan más ambicioso del agro colombiano, de los próximos 3 años del gobierno del Presidente Duque.

Colombia debe enfocarse a la “agregación de valor” de los productos agropecuarios. Este es un concepto algo difícil de digerir por parte del campesino o empresario rural, por eso me quiero detener en este concepto.

Agregar valor es: invertir un mínimo porcentaje del costo de producción o adquisición, en la percepción o experiencia del consumidor de un producto determinado. Eso podemos percibirlo fácilmente en los siguientes ejemplos: 1- Papa, solo lavando y empacando la papa, el precio puede incrementarse de un 20% a un 30%. 2- Café, el controlar el proceso de beneficio y decodificar el perfil de taza, puede generar márgenes superiores al 300% frente a la cotización de la libra de café en la Bolsa de Nueva York. 3- Mango, píquelo en cuadritos y empáquelo, el margen puede situarse en un 20%. 4- Tilapia, sacarle un filete a este pescado, incrementa el margen por kg. producido en un 30%. 5- por último podemos analizar el caso de aprovechar la fruta de 4ª y 5ª -fruta madura y golpeada, pero en perfecto estado para el consumo humano- esta clasificación puede convertirse en una oportunidad para el procesamiento de pulpa fresca, congelada y jugo de consumo inmediato; son las frutas más baratas y a la que mayor margen se le puede sacar al procesarla, este puede situarse fácilmente en un 400%.

Como puede percibirse, es infinito el campo de acción para generar riqueza a través de la agregación de valor de productos agropecuarios. La barrera no es el acceso a capital para la transformación, la barrera principal es la falta de foco de nuestros empresarios y productores.  No hacemos nada produciendo maíz para vender maíz… deberíamos producir maíz, para vender arepas! Producir plátano, para vender patacones!

Hace unos años escuché un consejo que le dio un empresario brasilero a un gran amigo, cuando éste le preguntó, sobre como hacer para que el sector agropecuario se dinamizara; “vuelva sexy el agro, póngalo en un punto donde el sector llame la atención por su brillo y oportunidades” sugirió el empresario.

Noticia preocupante:

Hoy por hoy, el agro sigue punteando la tasa de desempleo a nivel nacional -según el DANE- en el sector rural se perdieron más de 259.000 empleos. Situación que debería prender todas las alarmas a nivel nacional, dada la sensibilidad que presenta este sector en la problemática sociopolítica que enfrenta el país.  Es menester focalizar una estrategia asimétrica con impacto inmediato, que le tuerza el cuello a la tendencia negativa y le regrese la esperanza a nuestros campesinos y empresarios del sector rural. Se necesitan nuevos liderazgos, sin prejuicios políticos o empresariales. El mundo de los negocios está cambiando rápidamente, no nos quedemos escuchando los economistas de hace 10 años.. o mejor dicho, de hace 5 años.  Necesitamos escuchar a los empresarios que están moviendo la economía, a los emprendedores que le pueden dar una vuelta de 360º en muy poco tiempo y con un gran impacto.

Una reflexión desde la ignorancia:

¿La legalización de una prohibición, es una reglamentación para la protección? Esto es lo que está diciendo el Ministerio de Agricultura cuando le preguntan por la resolución que autoriza la comercialización de aletas de tiburón. La Autoridad Nacional de Pesca y Acuicultura -AUNAP- debería replantear su posición, retirar la resolución y dedicarse a proteger los ecosistemas marinos haciendo cumplir las vedas de pesca en mares y ríos.

El agro tiene futuro. Unámonos, trabajemos y enfoquémonos en lo realmente importante, la gente necesita una esperanza… es todo.

Juan Pablo Pineda Azuero
@JuanPabloPineda

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO