Por fin llegó el día

30 de septiembre del 2016

Enrique Santos Calderón, un héroe en la sombra.

opinion

Lo habíamos esperado desde hace muchos años,  desde que comprendimos que la lucha armada y la violencia no era el camino para la redención de nuestra martirizada sociedad. Fuimos capaces de correr todos los riesgos en ese año de 1976, al darle vida a un movimiento disidente  denominado  Replanteamiento al interior del ELN, con una postura política e ideológica que invitó a deponer las armas y centrarse en el accionar político,  desde la  organización y conciencia social para la lucha legal por reivindicaciones populares, si bien no fue aceptada ni compartida por la comandancia guerrillera,  si dejó germinando los elementos que 40 años después han dado sus frutos. Hay varios testigos de excepción de estos esfuerzos que inicialmente resultaron fallidos y que sería bueno, para el conocimiento histórico, que se reconocieran en estos nuevos tiempos, me refiero a Enrique Santos Calderón y  Antonio Caballero, dos periodistas emblemáticos de Colombia. El primero buscó siempre esta organización, para desde una postura abierta y revolucionaria invitar y mostrar la necesidad de dar el salto de lo armado a lo político, acción que siempre  realizó desde la sombra, sin reclamar reconocimiento ni protagonismo.

Fue un momento histórico extraordinario, con la influencia de este emblemático periodista Enrique Santos Calderón, todo parecía fluir hacia un cambió de rumbo, donde el diseño había sido: la fusión del Eln y el  joven movimiento M19  hacia una acción eminentemente política. Fue un hermoso momento de sueños de unidad con apoyo y simpatía de grupos de intelectuales, periodistas y también dirigentes sindicales que no comulgaban ya con la lucha amada, mas sí con la lucha social y política de los sectores populares. Fue un momento tan significativo que el mismo Gabino estaba convencido de la necesidad de este salto. Sin embargo,  una sombra de reacción opuesta a esta tendencia, ejerció una influencia aciaga sobre el comandante guerrillero, llevándolo a efectuar un viraje  de nuevo hacia las viejas convicciones guerrerista.

Hoy con el Proceso de Paz firmado con las Farc, hay un héroe en la sombra, el mismo que jugó un papel en el proceso por mi vivido y descrito, Enrique Santos Calderón, siempre estuvo tras bastidores  persuadiendo, construyendo alternativas, articulando posibilidades de una negociación con el Gobierno que permitiera una salida negociada digna para ambas partes, como solo es posible en la resolución  duradera de  cualquier conflicto, lo contrario es el aniquilamiento de alguna de las partes, donde el conflicto queda vivo, esperando momentos propicios para volver a expresarse. Hoy siento la necesidad de decirle a  Enrique Santos Calderón, gracias por la labor realizada, gracias por haber seguido fiel a los sueños compartidos en épocas primeras: ¡el tránsito de lo armado a lo político! ¡De la guerra a la Paz!

Por eso esperamos con fe y seguros que el día  llegaría. El día ansiado de la firma oficial de los Acuerdos de Paz, pero pensábamos  que sería primero con el ELN, pero no fue así. Fue entre la organización guerrillera FARC-Ep y el Gobierno Nacional que llegó,  para alegría de todos los colombianos amantes de la Paz, de la justicia social y del perdón. Ese 26 de Septiembre de 2016 quedó gravado con caracteres indelebles en el corazón y en la memoria de millones de colombianos y de muchos ciudadanos del mundo  que compartieron con nosotros ese sueño hecho realidad.

No puedo negar que las lágrimas corrieron por mis mejillas en la medida que avanzaba el acto celebrado y presidido por el Presidente Juan Manuel Santos, Ban Ki Moon Secretario General de la ONU, Rodrigo Londoño – Timochenko -, máximo responsable de las FARC, Raúl Castro Presidente de Cuba y el  delegado del gobierno Noruego, como país garante. El gesto histórico del Presidente  Santos acompañado de niños y niñas abriendo con una llave antigua, las pesadas puertas que daban acceso, simbólicamente, a la Paz y a la reconciliación de la gran familia colombiana, nunca se borrara de nuestra memoria; y el sonido nostálgico y agudo del clarín, recordándonos a todos los caídos, que son polvo ya, de esta guerra fratricida y absurda, marcaba su impronta indeleble en nuestras  estructuras cerebrales. El momento culmen llegó cuando el Presidente Santos y el Comandante Timochenko estamparon  sus firmas en el original de los Acuerdos y posteriormente  se estrecharon las manos ante los ojos del mundo,  como  demostración fehaciente del compromiso mutuo por la Paz y la  Convivencia entre los colombianos.

La presencia de cada niña y niño que acompañaron hasta sus puestos a los mandatarios de América que  hicieron presencia como testigos prestantes en representación de sus pueblos y países, envió una clara señal del compromiso con las futuras generaciones de no permitir jamás la  violencia y la lucha armada como medio y justificación de móviles políticos.

Un aire fresco y renovador recorre ahora toda la geografía nacional y nos llena de esperanzas y fuerzas para salir a votar el próximo domingo 2 de octubre por el SI con el que apoyamos los acuerdos de Paz logrados  en buena hora, en la mesa de dialogo.

NOTA DESTACADA DESDE VALLEDUPAR: Nuestro querido amigo José Luis Uron, Presidente de  la Cámara de Comercio de la ciudad de Valledupar organizo un interesante Foro titulado: “Los retos del Postconflicto” y tuvo a bien invitarme como conferencista junto al Dr. Rodrigo Llanos Isaza, veedor del partido Liberal y al profesor de la Universidad Sergio Arboleda, Oscar Ibáñez.   En presencia  de un nutrido auditorio donde se destacaba la asistencia de los jóvenes universitarios del Cesar y delegados de los sectores más importantes de la región,  abrió un democrático debate que   enseñó las bondades del Acuerdo de Paz y  ratificó, en mayorías, la necesidad inaplazable que tenemos los colombianos de salir el próximo domingo 2 de octubre, a votar masivamente por el SI.     Fueron tan duros los tiempos de la violencia y la muerte generada por guerrillas y paramilitares en el Cesar, que las gentes van a salir a defender la Paz como un deber y un derecho de obligado cumplimiento Constitucional. Este es el papel que deben cumplir instituciones como las Cámaras de Comercio sirviendo de centro de reunión democrática donde todos los ciudadanos puedan analizar libremente acerca los planes y proyectos que implementaran las regiones para hacer realidad el espíritu de los Acuerdos, “Paz y desarrollo territorial”. Al término del dinámico Foro y por solicitud de los asistentes, la mejor intérprete de la música vallenata,  Stellita Duran Escalona, canto a  capela canciones sentidas del “Romance Vallenato”, haciendo inolvidables estos momentos.  Por eso, felicitaciones a la Cámara de Comercio de Valledupar y a su diligente Presidente Dr. José Luis Uron.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO