Siquiera no me invitaron

5 de noviembre del 2014

Sobre la visita del príncipe Carlos: “Sigo sin entender qué diablos vino a hacer ese señor.”

Hace poco días nos “honró” con su visita ese extraño personaje que parece un mimo y del cual uno no sabe cómo definirlo: el príncipe Carlos. La verdad sigo sin entender qué diablos vino a hacer ese señor tan ajeno a nosotros.

Me encontré una amiga que me bombardeó tan pronto me vió:

-No te vi en el coctel de Carlos-  me quedé sin palabras… ¿Carlos ? Mi hermano se llama Carlos y allá no pudo ser, sería Carlos Vives, pensé pero no, no me dio, Carlos “El Pibe” Valderrama, tampoco…AHHHHJ grité en silencio, Carlos de Inglaterra, ¿qué tal esta tan conchuda?, pensé, ahora es Carlos para ella.

Entonces me quedé pensando quiénes habrían asistido a ese que debió ser un aburrídisimo coctel, donde un mundo de lagartos hicieron cola para lucir su joyero y su mejor pinta y para conocer a “Su Majestad” y entonces esa noche soñé que sí me habían invitado. En el sueño mi esposa seleccionaba con cuidado la corbata y el vestido, como si el invitado distinguiera un vestido de Arthur Street de uno de Giorgio Armani. Eso se mira uno en el espejo dos mil veces antes de salir de la casa para no hacer el oso. Y entonces mi sueño era en una sola angustia.

Me preguntaba: -¿Será que uno si tendrá el papayaso de saludar  al señor de mano? Y qué le digo -Hello how are you su majestad? o ¿Sumercé?  Nice to meet you, I am Ernesto Andrade?-  uy no, no me daba por ningún lado, ademas pensaba que si no entiendo bien inglés, ni entiendo a los gomelos rolos que hablan con una papa en la boca, como será entender a este que debe tener las dos!!!!

-Whstbmnm skjkjhfdy ?-   Me saludó el príncipe.
-Yes, sir, yes, hummhu, I like England too…- respondí  acompañado de un codazo de mi esposa,
-No mi amor, el príncipe te pregunta que tú que haces-
-Ahhhhh, que pena sumercé, es que pa lo del ingles soy lento, speak a little slowly y verá que le entiendo, Yes your majestic, I am plastic surgeon-.
-Ohhhh- exclamó en mi sueño don Carlos,
-Thgsnb uhdhj lkdlkd…..
-¿Que dijo mi amor?, le susurré a mi esposa.
-Que que bueno- te dijo -que le dejes tu tarjeta para llevarte a Camila que necesita unos arreglitos…-
-Of course, Mr Principe, only call me any time…..-
-Wjjhsnbs  kjhekjddhj jwhdjwh?-
-Yes, I receive euros, no problem…-
-Noooo mi amor-, reclamó de nuevo mi esposa, -el principe te pregunta que cuantos días estaría incapacitada…-
-Ahhhhh, jeje, que pena Mr. Princess, only a couple of days….-
Creo que mis mejillas estaban tan rojas como las del flaco este solo que acompañadas de un sudor detestable.

En mi sueño mi esposa me criticaba cuando saqué mi celular para tomarme un selfie con Camila, todos estaban tomándose fotos a granel para ponerlas en la sala de la casa en el portaretrato más grande de plata que encontraran y yo para ponerla en mi celular cuando me llamara Camila a pedirme la cita…Y  mis angustias no paraban, pobre don Carlos, pensé cuando le pasaron una papa criolla en la comida, era un papa del tamaño de una pelota de golf, por aquello de que el golf es de por allá, al pobre le tocó apachurrarla con el tenedor y volverla puré para meterla en la boca, como él ni la abre mucho que digamos pues no le cabe nada mayor que un maní y ahí vino lo peor, yo sí me la metí entera y entonces le da por preguntarme otra cosa…

-Thgjsjh  wijid kjdkj?

Yo solo me puse la mano en la boca pues estaba atragantado con la papa que por demás estaba hirviendo, con la otra mano le decía que espere tantico que ya le respondo, las lágrimas en los ojos brotaban al calor de la papa y rezaba por tragármela rápido y hablar…

-Que pena…, perdón, I am sorry, su Majestad, ¿qué me decia?
-Tjuhjsd dkjks land?
-No sumercé, no opero en England, only here…
-No mi amor…por favoorrrrr-, angustiada mi esposa traducía, que te dice que si te pareció caliente la papa….-
-Uy si, Oh yes, your majestic, she is hot !!!!-

El pobre abrio los ojos y soltó una carcajadita señorera con los dedos tapándose la boca…

-¿Que dije mi amor ?- Susurré.
-Ay mi vida, eres un desastre, luego te explico.

Mi sueño se acercaba al fín, rogaba para que así fuera, el cuello de la camisa ya estaba mojado de la angustia que estaba pasando, me quedé con la botellita de guaro que le llevaba a regalar y que todos tildaron de corroncho, me quedé con las ganas de invitarlo a conversar de cosas de la vida, con las ganas de preguntarle por Leidy Di, por los chinos, por su mamá, en fin, me fui quedando en un rincón del Palacio de Nariño amargado y sumiéndome en una una luz que me despertaba de mi sueño para concluir: siquiera no me invitaron.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO