¿Qué queremos ser?

4 de enero del 2019

Opinión de Ángela Garzón

¿Qué queremos ser?

Los primeros días del año suelen ser llenos de esperanza y los dedicamos a las cosas que más nos gustan.

Para mi estos días me dan un poco más de tiempo para hacer algo que me encanta: leer un buen libro que no esté directamente relacionado con el trabajo que realizo cada día. El año lo inicie leyendo a Yuval Noah Harari, con su libro “21 lecciones para el siglo XXI”, el cual les recomiendo a todos.

Aunque en teoría es un libro sobre los retos a los que nos enfrentamos en la época actual con los peligros de las guerras nucleares, el cambio climático o las tecnologías disruptivas, es también una reflexión sobre una discusión mucho más antigua: ¿debemos pensar primero en nosotros mismos y buscar nuestro propio bienestar a cualquier costo, o debemos intentar crear una comunidad en la que nos respetemos y apoyemos los unos a los otros?

Cada día vemos cómo crece la brecha de desigualdad en el mundo, y es en las ciudades donde más se nota.

Vemos en la periferia de las ciudades niños para los que tener un computador o una tablet les parece un sueño aún muy lejano, y por otro lado, en esas mismas ciudades, existen colegios donde cada niño aprende con una tablet o computador personal de última tecnología.

Estas diferencias no son culpa ni de unos ni de otros, pero si hacen que la brecha que se forma sea cada día más grande, y las posibilidades para mejorar la calidad de vida de quienes tienen menos recursos disponibles sea mucho menor; y no solo hablamos de dinero sino de acceso a educación, atención en salud, vivienda y transporte de calidad.

Ante estas diferencias dadas ante los retos a que nos enfrentamos, volvemos de nuevo a la discusión sobre cuál debe ser el comportamiento humano, sobre todo en una era en la que nos enfrentamos a una posible irrelevancia de miles de seres humanos, según nos alerta Harari, en la que la tecnología remplace millones de empleos y ya no se necesite esa masa crítica para la mano de obra o, aún más grave, para la toma de decisiones.

Esta discusión es relevante para nuestra ciudad, queremos ser una sociedad donde prime la ley del mas fuerte, donde se impongan las ideas de unos pocos? O, ¿queremos ser una ciudad donde lo más importante sean las personas?

Donde los proyectos de ciudad de verdad busquen mejorar la calidad de vida de todos y no demostrar que alguien tenía razón o no en su modelo de ciudad.

En el Año Nuevo nos debemos plantear cuál es la ciudad que queremos ser y sobre todo que queremos hacer por Bogotá.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO