¿Quién nos representa?

30 de noviembre del 2019

Por: Juan Pablo Pineda.

¿Quién nos representa?

El relevo de la generaciones, no sólo está sucediendo en el sector empresarial, también está ocurriendo en la academia, los deportes y en la sociedad en general; a pesar de la resistencia de ciertos sectores.

La movilización social debe entenderse desde las fuerzas vivas, es decir las personas.  Y es la naturaleza de éstas las que siempre están ambiciosas de liderazgo y evolución.

Después de estos dos postulados, es menester hacerse las siguientes preguntas:

¿Nos sentimos representados en los gremios del sector privado?  ¿Los presidentes de los gremios tienen la visión de las nuevas generaciones, se acoplan a las realidades globales o están respondiendo a los intereses de la generación de relevo de sus afiliados?

Ahora bien, ¿los más de 12 millones de personas que viven en el sector rural se sienten representados por los líderes gremiales del sector rural o su ministro?

Seamos más ácidos: ¿los jóvenes espontáneos y con anhelo de revolución se sienten representados por políticos oportunistas, en donde el promedio de edad pasa de 65 años?

El tratadista prusiano de estrategia militar Carl von Clausewitz, escritor del siglo XVII afirmó: “el poder es para ejercerlo y defenderlo…”  lo cual comparto, pero en el entendido de los cambios generacionales, es absurdo mantener ésta postura. Esto trae frustración en la juventud, la cual toma la anarquía como el camino más expedito para el cambio social.

Todos los estamentos de la sociedad están pidiendo a voces cambios en sus estructuras de poder, el mundo cambió y son pocos los nacidos antes de los años 60’s, capaces de entender que tenemos una nueva forma de relacionamiento humano, donde los valores y principios mutaron de un plano existencial a uno trascendental.

La mejor estrategia que pueden hacer los organismos colegiados, juntas directivas, o asambleas de accionistas; es plantear una renovación de poderes. El descontento en el país, más que político y partidistas, es de liderazgos.

La principal fuente de energía que tienen las revoluciones, es la educación y los soldados; son los jóvenes sin miedo a perder lo que no tienen, pero con ambición a conseguir un futuro mejor.

Colombia está lista, con o sin la ayuda de sus dirigentes. La diferencia está en la sangre y los odios que puede generar la resistencia de los anquilosados en el poder.

No seamos fugitivos de nuestro tiempo…

Juan Pablo Pineda Azuero 
@JuanPabloPineda

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO