¿Quiénes se robaron Caprecom?

11 de enero del 2016

En el billonario saqueo de Caprecom participaron parlamentarios reconocidos

El fin de año 2015 fue muy hábilmente utilizado para presentarle las dos peores noticias al país en materia de salud como fueron la liquidación primero de Saludcoop, y más recientemente la de Caprecom, sin que hasta la fecha no haya un solo responsable tras las rejas pese a constituir uno de los entramados de corrupción más grandes  – cuantitativamente por el volumen de recursos públicos sustraídos como cualitativamente por afectar más que la moralidad colectiva, la salud de millones de compatriotas – la historia del país.

En reciente entrevista dada por el actual Superintendente  de Salud Norman Julio Muñoz prácticamente aseguró no estar  en lo más mínimo interesado en establecer las responsabilidades personales e individuales, que llevaron a que semejante latrocinio tuviera lugar por espacio de varios  años, a la vista de todos los colombianos, y especialmente a la suya propia por la estela de cargos  directivos que ha ostentado en el sector como integrante del gobierno nacional.

Caprecom: reedición de la fórmula de la liquidación como el tape… tape de la corrupción pública

Ese recato impropio de su condición de regente de un órgano de control y vigilancia parecería explicarse por el hecho de que en Caprecom, a diferencia de Saludcoop, no fueron particulares los que saquearon esos recursos de la mano de aliados del sector público, sino peor aún fueron servidores públicos, designados por el Gobierno Nacional los que se dieron en este farragoso robo.

En el billonario  saqueo de Caprecom participaron por muchos años como protagonistas de primera línea parlamentarios reconocidos,  y por su puestos sus alfiles que fueron designados en la cúpula de la entidad para posibilitar su sistemático saqueo, y luego para tapar semejante desafuero terminar llevando la entidad a la liquidación, para que una vez producida esta quedara blindada semejante megared de corrupción, amparado en que la extinción de la persona jurídica y su liquidación de activos, dejaría el acostumbrado manto de impunidad sobre los servidores públicos como ha venido ocurriendo desde los tiempos de Foncolpuertos.

Asi ha ocurrido con Saludcoop, por años, con la ayuda –por no decir complicidad- tanto de las superintendentes de salud de turno, pero especialmente de la Fiscalía General, que llevó a su reciente liquidación y traslado de cerca de 4.4 millones de pacientes y ahora la estocada de más de 2.2 millones de pacientes que representa Caprecom.

Las liquidaciones de estas dos entidades, Saludcoop y Caprecom, precisan más lupa ciudadana y exigencia de resultados concretos con responsables individualizados debidamente judicializados y tras las rejas frente a los saqueadores de los recursos de la salud con las medidas tendientes al resarcimiento de los perjuicios causados, que pasa por el capo del cartel de la salud, Carlos Palacino.

Otras lupas:

La paz: empeño nacional

Pese a las resultas de lo que podría ser el plebiscito por la paz  desde el punto de vista jurídico o político, no puede ser menos cierto que el país demanda necesita y merece que los conflictos sociales económicos se diriman en el marco de un estado más incluyente, participativo y justo por el que propugnamos incesantemente.

@pablobussanc

reddeveeduriasdecolombia@redver.org

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO