Recursos de la educación pública, recursos sagrados

23 de agosto del 2019

Opinión de Jorge Torres.

Recursos de la educación pública, recursos sagrados

A principios de esta semana conocimos las irregularidades contractuales del exdirector del Instituto de Extensión de la Universidad Distrital, quien ahora busca colaborar con la Fiscalía General de la Nación, por presuntos actos de corrupción para favorecer a políticos y funcionarios en el manejo de recursos superiores a $10.490 millones de pesos. Un escenario desalentador que deja en claro una vez más el daño incalculable que la corrupción genera; sin embargo, es necesario reconocer el liderazgo ejercido por el rector de la Universidad quien se ha mantenido firme en su lucha contra todo aquello que afecte el progreso y la educación de los jóvenes en la ciudad.

Y es que, para el año 2018, más de 730.000 estudiantes se encontraban matriculados en las distintas instituciones de educación superior de Bogotá, y 26.000 de ellos pertenecían a la Universidad Distrital, institución que cada año recibe a 6.000 jóvenes. Lamentablemente, estos esfuerzos aún son insuficientes, y aun muchas personas ven cerrar las puertas de las oportunidades al no lograr dar el salto a la educación superior. En efecto, tan sólo 1 de cada 2 egresados de colegios, tanto públicos como privados, logran hacer este sueño realidad cada año.

Pero lo más dramático de esta situación es que apenas el 30% de los estudiantes pertenecen a universidades públicas; establecimientos educativos que claramente necesitan inversión del Distrito concentrada para la construcción de nueva infraestructura, impulsar la investigación, fortalecer la formación docente y apostar por la formación posgradual. No obstante, hoy tenemos un golpe duro de realidad que nos muestra cómo algunos avivatos se dedicaron a saquear los recursos de las universidades para llenar sus bolsillos y frenar las posibilidades de movilidad social que fomenta la educación.

Uno de nuestros mayores logros consistió en aprobar la nueva Estampilla Universidad Distrital, que le aportó en 2018 a esta institución $26.822 millones, y otros $4.982 millones a la Universidad Nacional. Para este año se esperan más de $47.000 millones, y recaudar aún más recursos durante los próximos 28 años. Estos dineros son necesarios para abrirle las puertas a estudiantes de estratos 1, 2 y 3, y servir además como soporte financiero de varias de las propuestas de los actuales candidatos a la alcaldía para crear nuevos cupos de educación superior.

Pero el aumento de la financiación para la única universidad pública del distrito aún es insuficiente, y necesitamos una apuesta decidida no sólo para encontrar mayores fuentes de financiación, sino para garantizar un control riguroso de la inversión de estos recursos, una ejecución significativa y una gestión trasparente para evitar, a toda costa, que los logros alcanzados queden en manos de quienes, por corrupción, sacrifican un futuro mejor para nuestra ciudad. La apuesta por la educación debe ser de todos.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO