Referendo derogatorio contra la reforma a la Justicia: pedagogía

22 de junio del 2012

Tal como lo hemos manifestado en columnas anteriores, frente al golpe de Estado contra la Justicia propiciado por el Congreso de la República, aprobado esta semana, además de demandarlo ante la Corte Constitucional, convocamos al referendo constitucional directo, de origen ciudadano, el cual no es revisado por el Congreso, como lo hemos venido proponiendo, el […]

Tal como lo hemos manifestado en columnas anteriores, frente al golpe de Estado contra la Justicia propiciado por el Congreso de la República, aprobado esta semana, además de demandarlo ante la Corte Constitucional, convocamos al referendo constitucional directo, de origen ciudadano, el cual no es revisado por el Congreso, como lo hemos venido proponiendo, el cual ya es una realidad en marcha.

Para tal efecto se ha conformado un comité promotor del cual hacen parte organizaciones sociales, cívicas; la Red de Veedurías lo hace a título de facilitador de un proceso de respuesta organizada del descontento —inicialmente articulada en la Coalición por la Justicia— a manera de castigo legítimo a la clase política excluyente que busca su impunidad incondicional e irrestricta, en la mal llamada reforma a la Justicia.

Se trata de una respuesta cívica y legítima frente al desafío humillante a que el Congreso ha sometido al país, al desconocer al constituyente primario y sepultar las conquistas sociales de la Carta del 91. Este Congreso inepto va por más, no solo pretende los privilegios e impunidad que se ha autoaprobado, sino que busca, con base en esta reforma, proponer otra que les permita elegir Vicepresidente de la República, habilitarse para ser designados ministros o diplomáticos, nombrar familiares a su antojo en cargos públicos.

El procedimiento de referendo tiene tres etapas: la primera, la recolección de 200.000 firmas para inscribir el comité de promotores; luego se recogerán cerca de dos millones de firmas adicionales —podrán firmar quienes lo hicieron en la primera ocasión—y finalmente se realizará la jornada electoral donde en las urnas los ciudadanos (as) decidiremos mediante la votación de un total aproximado de ocho millones de votantes, la derogación que requiere cerca de cuatro millones de votos para su aprobación.

Las firmas se recogerán en formatos específicos que estarán a disposición de la ciudadanía para bajarlos por internet, llenar en original de puño y letra y enviarlo a los puntos de acopio, entre ellos el de la Red de Veedurías —Red Ver—. Este referendo no puede ser tocado por el Congreso pues estaría impedido por haber aprobado el acto legislativo sometido a consideración, entraría en conflicto de intereses, causal de pérdida de investidura, entre otras sanciones.

Agradecemos la voz de aliento y apoyo de múltiples sectores del país a la propuesta inicialmente formulada por Red Ver, e invitamos a sumarse a veedores (as) y en general a la ciudadanía en el proceso de deliberación y recolección de firmas, por la defensa de la dignificación de Colombia como país, y por la construcción de espacios en la búsqueda de democracia efectiva, donde lo que prime por encima de la imposición autoritaria del Congreso, sea la real voluntad popular. Tumbemos la reforma y luego vamos por los congresistas vía revocatoria del mandato.

reddeveeduriasdecolombia@gmail.com

veedoressinfronteras@gmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO