Reflexiones del escándalo de Yamid Amat y Cathy Bekerman

22 de marzo del 2018

Opinión de Javier Borda Díaz.

Reflexiones del escándalo de Yamid Amat y Cathy Bekerman

El resumen de la historia es este: el director del noticiero le pidió la renuncia a la presentadora porque ella no quiso persignarse para dar una nota de su sección. Ante el escándalo, Yamid Amat se disculpó y luego Cathy Bekerman habló en un tono de conciliación.

Dicho esto, hay varias conclusiones que podemos sacar del caso:

1. Como casi siempre sucede, al culpable de estas situaciones no le pasa nada. Aquí, la víctima se quedó, de momento, sin trabajo. Más allá de lo que pueda ‘lograr’ con el escándalo –esa es la verdad-, se vio afectada y vulnerada en sus creencias.

2. Muchos periodistas se han mostrado condescendientes en público ante lo que hizo Yamid, casi al punto de la lambonería. Sin negar la importancia y valía que tiene él para el periodismo colombiano, la sociedad necesita más voces críticas y menos convenientes.

3. Este suceso en otras latitudes habría sido suficiente para contar (o pedir al menos) la salida de un director de noticias. ¿Estoy equivocado?

4. No es este un caso menor, y no lo justifica el estrés ni el oficio. La experiencia de Yamid no lo excusa, todo lo contrario.

5. Por fortuna existen hoy las redes sociales. Si esto hubiera pasado hace 20 años, la presentadora hubiera sido despedida sin consecuencias.

6. La actitud de Cathy es valerosa, no es fácil actuar así, con una amenaza de despido de por medio. No sobra recordar en este punto que como periodistas debemos hacernos valer como profesionales y como personas.

7. La presentadora merece su indemnización, que, en justicia poética, debería salir del bolsillo directo de Yamid.

8. Queda claro: ¡El jefe no puede hacer con uno lo que se le da la gana!

9. Es excelente el tono de respuesta de la presentadora; no hay que hacer más tragedias en un país de verdaderas tragedias. Como ella bien dice, ‘Hay que seguir’.

En Twitter: @javieraborda

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO