Religión y política, matrimonio dañino: nuevo presidente Conferencia Episcopal

6 de julio del 2017

Monseñor Oscar Urbina habla de la visita del Santo Padre

Religión y política, matrimonio dañino: nuevo presidente Conferencia Episcopal

El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal colombiana, monseñor Óscar Urbina, asume en vísperas de la visita del Papa Francisco a Colombia.

De entrada ha puesto sobre la mesa una sentencia: Ha dicho que el matrimonio entre religión y política es lo más dañino que hay. –“Yo creo que no podemos dejarnos seducir por esa sirena. Lo que sí me preocupa es la participación, un 60 % de abstención es un pecado contra la democracia”.

Monseñor Urbina considera que “tenemos que formar las conciencias de los católicos, porque ellos son los que deciden. Me parece que nunca se debe decidir por emociones, sino que la idea tiene que acompañar la realidad, ahí sí está nuestra tarea: en formar a la gente en una conciencia crítica para que sepan analizar las propuestas y de esa manera dar su voto libre”.

En amplio reportaje en El Colombiano, el nuevo presidente de los obispos habla de la visita del Santo Padre. Para la Iglesia –dice el prelado- es un impulso a la tarea que es prioritaria en nosotros: la evangelización. Sabemos que una persona que se deja transformar por el evangelio será un buen ciudadano, esa es la primera gracia que vamos a tener.

El Papa nos va a impulsar todo el trabajo que como ciudadanos hagamos en favor de la reconciliación entre los colombianos, con la creación, la defensa de los derechos humanos, el seguir trabajando porque las familias se mantengan unidas y sean el primer espacio de formación de nuevos ciudadanos y de nuevos cristianos”.

Sobre la visita a Medellín, Urbina dice que “dará un impulso a las vocaciones. Allí el Papa tendrá un encuentro con los sacerdotes, las religiosas y sus familias, en el que, seguramente, hará un llamamiento a los jóvenes para que no tengan miedo, si Dios los llama, de responderle a él”.

Una sorpresa

Interrogado sobre el nombramiento, lo consideró una sorpresa “porque terminaba mi periodo de vicepresidente, ya quería descansar, pero mis hermanos obispos me llamaron a esta nueva tarea. La recibo con alegría y sobre todo con gran esperanza, porque yo sé que Dios me va a ayudar y que los obispos también, entonces no me puedo quejar porque cuando uno tiene un apoyo grande sabe que aunque las tareas sean muy complejas las podrá llevar adelante”.

“Es un llamamiento profundo al corazón de los colombianos, porque la reconciliación es una sanación de todas las heridas que llevamos, entonces, la Iglesia ahí tiene una tarea. El Papa llama a la Iglesia en estos aspectos a ser como un hospital de guerra que ayuda a todos los días a sanar, poniendo bálsamo para que las heridas se curen.

Hay que tener claro que por un lado está la estrategia de la paz, todo lo que se ha desarrollado con el Acuerdo que corresponde, fundamentalmente, al Gobierno, pero una estrategia sin alma se queda como en una estructura de esos edificios que nunca acaban. Por eso intervendremos con sencillez, pero también buscando caminos eficaces, especialmente pedagógicos, que ayuden a todos a que demos el paso a la reconciliación”.

Los diálogos con el ELN

¿La Iglesia continuará jugando un papel importante en los diálogos de paz con el Eln?, le pregunta El Colombiano.

-“Seguiremos acompañando, en primer lugar, con la oración porque la paz es un don de Dios y, en segundo lugar, entiendo que la paz es una tarea que nos corresponde a nosotros como ciudadanos, y más como pastores. Vamos a ayudar a tender puentes para que sea el camino del diálogo el que nos conduzca a una paz total, sin que nosotros seamos negociadores sino acompañantes y facilitadores de los procesos de paz”.

“Yo dejé, no es por echarme flores, el banco de alimentos en Cúcuta que ha sido un gran apoyo para las víctimas, incluso ahora para los que vienen de Venezuela. Hace ya un año, con una ayuda que recibí del Papa, iniciamos el banco de alimentos en Villavicencio, y ahí estamos con las víctimas de la violencia. Sin hacer tanta propaganda, podemos hacer cosas silenciosas que sanen, que acompañen. En ocasiones la gente no necesita cosas materiales, sino que uno la escuche y los consuele. Otras veces, uno puede meter la mano para conseguir para ellos ayudas que suplan sus necesidades”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO