No

No

10 de agosto del 2016

Atravesamos momentos muy difíciles y no logramos entender el por qué de muchas situaciones y cuando más quisiéramos respuestas claras tan solo nos encontramos con nuevos interrogantes. Por esa razón y por el enigma que encierra, considero que el Evangelio del próximo domingo no podrá pasar desapercibido para los cristianos del mundo entero y deberá ser motivo de especial reflexión para los de Colombia.

Las palabras de Jesús en el Evangelio de Lucas aumentan nuestro desconcierto: ‘He venido a prender fuego en el mundo: ¡Y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo ¡Y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: Tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra”.

Presiento que en esas palabras podría hallar una respuesta a tanta confusión que nos inunda pero no estoy en capacidad de llegar a ella. Las leo una y otra vez y no logro entenderlas. Busco respuestas en algunas interpretaciones sin hallar ninguna luz.

Una de las interpretaciones que encontré fue la de Fray Nelson Medina de quien no sabía nada hasta ahora al recibir un mensaje suyo invitando a los padres de familia a asistir al plantón del 10 de agosto, en la que de una manera cargada de misterio nos previene: “Si ustedes no asisten estarán regalando la mente y el corazón de sus hijos a la ministra LGBTI”.

¿Estaremos regalando la mente y el corazón de nuestros hijos a una “ministra” si no asistimos al plantón? Esas son palabras que exigen nuestra total atención. Y, como para hacer las cosas más enigmáticas, Fray Nelson dice: “Entiendan, papás y mamás, que su presencia es indispensable. Los obispos y sacerdotes que les apoyamos podremos estar visibles pero de inmediato se dirá que la religión discrimina, y otras tonterías”.

¿Será que se comienza a prender el fuego? Porque la situación se torna extremadamente peligrosa cuando pretenden meterse con la mente y el corazón de nuestros hijos, cosa que no permitiremos, de ninguna manera.

Fray Nelson hace el llamado a los padres porque “contra lo que ellos no pueden es contra la manifestación voluminosa, impresionante, incontenible de miles y miles de papás y mamás que dicen: ¡CON MIS HIJOS NO!”.

¿Y quiénes son “ellos”? ¿conocemos a aquellos con los que nos enfrentamos? ¿será acaso al presidente con su ministra? No, no son sólo ellos. Entonces ¡carajo! ¿quiénes son “ellos”? ¿qué fuerza oscura está por apropiarse de la mente y el corazón de los niños colombianos? ¿Será que “ellos” hacen parte de los que han armado la trama de La Habana? ¿Acaso ”ellos” son los mismos que nos están imponiendo un sistema comunista que no queremos? ¿Detrás de “ellos” existirán otros “ellos” que los dirigen?

Y para enfrentar este peligro, el llamado que nos hace Fray Nelson es muy contundente. Dice: “Tienen que ser miles y miles para que las cámaras de la televisión no puedan esconderlos, ni ocultarlos, ni negarlos”.

Casi nada, que seamos muchísimos o sino nos harán desaparecer ante el mundo. Fray Nelson aclara que son muchos los obispos y sacerdotes que nos apoyan pero no quieren “dar oportunidad a que los otros manipulen el asunto y les roben a ustedes, papás y mamás, su derecho inalienable de educar en los valores de la familia a sus hijos”.

No esperemos que la razón nos entregue las respuestas a todos los interrogantes para comenzar a actuar. Demos el primer paso que en el camino las encontraremos y, de pronto, descifraremos las palabras de Jesús.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO