Revoquemos el Concejo o conejo de Bogotá y su concierto de serrucho

10 de junio del 2013

Hay mil razones de mayor peso para revocar el Concejo que al propio alcalde Petro. / Columna de Pablo Bustos.

Tras los reveladores anuncios respecto de los señalamientos realizados ante la Fiscalía General de la Nación respecto a la vinculación de veintitrés nuevos concejales al cartel de la contratación, pertenecientes a todos y cada uno de los movimientos políticos, es necesario revocar -mediante un proceso cívico de recolección de firmas-, la totalidad del Concejo de la capital de la República, y convocar a nuevas elecciones en la ciudad.

Revocatoria de la corrupción en Bogotá igual a revocatoria del Concejo o “conejo”

Bogotá asiste cada vez más de cerca a la válida posibilidad de consultar a la ciudadanía sobre la permanencia o no del alcalde mayor, Gustavo Petro, liderada por actores políticos, miembros de partidos políticos corresponsables del cartel de la contratación. Lo paradójico y aberrante es que, en un escenario hipotético, podría terminar revocándose el mandado del Alcalde, quien denunció los carteles de la contratación en Bogotá y al mismo tiempo dejando sin sanción ciudadana, y mucho menos política a los concejales, partidos y movimientos que generaron el mayor asalto y saqueo a la ciudad. Uno puede estar de acuerdo o desacuerdo con la administración actual de la ciudad, y seguramente las opiniones sobre su gestión son divididas, no así la censura cerrada y unánime de la ciudadanía frente al Concejo capitalino. Pero la figura de la revocatoria debería alcanzar por sobre todo al conjunto del Concejo de Bogotá.

La eventual revocatoria del Alcalde sin la revocatoria del Concejo es una “conejazo” 

Concejales como Orlando Parada, uno de los primeros y principales señalado por sus vínculos con los carteles de contratación- como muestra un botón- fue uno de los iniciales inspiradores de la revocatoria del mandato del Alcalde, pues parte de la estrategia final de los concejales es volcar la intención sobre la figura del Alcalde y su gestión, lo cual no deja de ser un ejercicio válido, pero insuficiente en la medida que se deje el Concejo corrupto por fuera.

Sería una vergüenza para la ciudad en términos de transparencia, y abierto contrasentido, que revocase un Alcalde que le debe su escaño al premio de la ciudad en la confrontación y desenmascaramiento del cartel de la contratación, mientras que los más de veinticinco concejales que habrían participado del mayor saqueo a la ciudad no lo fueran, más aún, usaran su poder de manera mancomunada para eludir o evitar que les caiga todo el peso de la ley. Hay mil razones de mayor peso para revocar el Concejo que al propio alcalde Petro.

¿Cómo revocar el Concejo o “conejo” de Bogotá y convocar a nuevas elecciones?

La Constituyente del año 91, por medio de la cual se expidió la Constitución que nos rige, carecía de norma legal, pero gracias a la masiva exigencia ciudadana se produjo un decreto de estado de sitio o estado de excepción para convocar la Asamblea Nacional Constituyente que revocó al Congreso de la Republica y convocó a nuevas elecciones parlamentarias. Igual está pasando en la ciudad la revocatoria no existe en la ley estatutaria de mecanismos de participación, pero es un derecho irrenunciable e indelegable del constituyente primario. La figura de las suplencias o llamados eufemísticamente remplazos solo está concebida para sustituciones individuales de miembros de corporaciones públicas, en casos aislados, pero nunca para situaciones donde la mayoría de una de las mismas como el Concejo de la ciudad y la totalidad de sus fuerzas políticas serian relevados, ejerciéndose o detentándose el control del Concejo por quienes no fueron directamente electos.

Mediante la convocatoria de un estado de conmoción interior podrían adoptarse las medidas para conjurar la grave crisis de la ciudad, no solo de gobernabilidad sino de legitimidad, como nunca antes en la historia por cuenta del mayor saqueo que, de igual manera, ésta haya sufrido jamás.

Recolección de firmas o segunda papeleta para revocar el Concejo con festival de simbolos: serrucho, “conejo” y papayera 

A este expediente o resultado llegaríamos por dos caminos: uno la recolección de firmas, al cual nos disponemos a aplicarnos, de inmediato, y un segundo mecanismo sería depositar una segunda papeleta en la revocatoria del mandato de Alcalde exigiendo la revocatoria del Concejo de la ciudad y sus órganos de control -Personero y Contralor-

¡Comencemos ya!

Misceláneos:

El Consejo de Estado se está ganando una serenata por las demoras en fallos de pérdida de investidura

Existen numerosos procesos de pérdida de investidura, entre ellos el de Óscar de Jesús Marín que se halla desde el 27 de septiembre para fallo y pese a haber estado en el orden del día de las plenarias del Consejo de Estado, este no ha sido fallado, lo cual resulta más grave si se tiene en cuenta que dicho termino de espera es más de ocho veces el señalado por la Constitución para todo el proceso -máximo de 20 días-. Dichas demoras parecen explicarse en el excesivo término que le conceden a las profundas disputas para proveer sus reemplazos, es decir, en funciones nominadoras o burocráticas, muy por encima del término que le destinan a sus funciones esenciales como es la de administrar justicia.

@pablobustossanc

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO