El Batallón Tenerife desvía agua de Neiva para criar cerdos

El Batallón Tenerife desvía agua de Neiva para criar cerdos

7 de Febrero del 2016

Parece una razón del alcalde de Neiva, Rodrigo Lara Sánchez, al Ministerio de Defensa y al Batallón Tenerife, porque la denuncia la hace el periodista Germán Hernández Vera, quien fue su jefe de prensa en campaña y ha seguido muy ligado a la administración.

Lea también: En tiempo de sequía se están robando el agua.

La Unidad Militar creada hace 80 años (1936) para salvaguardar la integridad de los habitantes de Huila, Tolima y parte del Meta y Cauca, hoy es un mal ejemplo para la sociedad, dice en su columna el periodista en el Diario del Huila.

Lea también: La vereda en la que para tomar agua potable hay que ser millonario.

En momentos de crisis, cuando todos conocemos del bajo caudal del único afluente que surte de agua a los neivanos y de la declaratoria de ‘alerta roja’ por parte de las Empresas Públicas de Neiva, EPN, para evitar un posible racionamiento de agua en la ciudad, nos enteramos que hace cerca de 10 años el Batallón Tenerife se está apropiando, en forma fraudulenta y violando la ley, de gran cantidad de agua.

Lea también: En estas regiones debería pensarlo dos veces antes de tomar agua del grifo.

El ilícito, contemplado en el Código de Procedimiento Penal, lo cometen al violentar una válvula de propiedad de EPN que se encuentra en la parte alta de la ciudad, en un punto despoblado entre los barrios El Edén y El Cóndor (Comuna 5), justo donde inician los predios del Batallón Tenerife.

Allí pasa un tubo que conduce el agua no tratada de la bocatoma hacia la Planta El Jardín para su posterior tratamiento y suministro a gran parte de la ciudad.

Hernández asegura que corroboró que allí los militares construyeron un canal artesanal por donde desvían hacia sus predios un caudal que se calcula en 50 litros por segundo, una cantidad de agua que podría servir para calmar la sed de los habitantes de  cuatro barrios de la ciudad.

Lo más grave: el agua no es utilizada para consumo humano sino para abastecer unos lagos y criaderos de cerdos, aguas que luego de ser contaminadas van a parar, metros más abajo, al río Las Ceibas, lo que hace más gravosa la conducta.

La irregularidad se viene presentando desde hace por lo menos una década, con la anuencia de las autoridades de turno. Es bueno aclarar a los señores militares -los mismos que deben ser ejemplo de rectitud y cumplimiento del ordenamiento jurídico- que con esta conducta están incurriendo en un delito que se paga con cárcel, sentencia el periodista, dejando entrever que EPN estaría proyectando alguna denuncia.

El Código Penal, en el Título VII, Delitos Contra el Patrimonio Económico, tipificó en el Artículo 256 la defraudación de fluido haciendo extensivo el tipo penal a todos los servicios públicos domiciliarios.

Artículo 256. Defraudación de fluidos. “El que mediante cualquier mecanismo clandestino o alterando los sistemas de control o aparatos contadores, se apropie de energía eléctrica, AGUA, gas natural, o señal de telecomunicaciones, en perjuicio ajeno, incurrirá en PRISIÓN de uno (1) a cuatro (4) años y en multa de uno (1) a cien (100) salarios mínimos legales mensuales vigentes”.

Hernández precisa que la norma es clara e insiste que la ciudad afronta sed, mientras el Batallón Tenerife se roba el agua para criar sus cerdos.

El teniente Coronel Johny Hernando Bautista Beltrán, el comandante del Batallón, no ha respondido la denuncia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.