S.O.S.: Invierno + Elecciones = Corrupción o Participación

10 de enero del 2011

El cruce entre la aguda  e innegable crisis generada por el invierno, y la competencia voraz derivada de las elecciones territoriales en el 2011, claramente  amenaza tanto la probidad tanto de las campañas mismas como el uso adecuado de los merecidos recursos destinados a ayudar a la victimas de tan extrema  catástrofe.

Ya por estos días se empiezan a encender las alertas tempranas  de titulares de prensa donde aparece como los Reyes Magos habrían sido engañados por politiqueros que le  habrían cambiado el rumbo de la Estrella  de Belén, para dirigirla, en lugar de los damnificados del invierno a sus arcas personales, y apenas contamos los primeros días del 2011.

Esta parece ser la “cabañuela” de transgresiones que puede amenazar, las ingentes sumas  de dinero que ya se advierten, en el proceso de recuperación, que seguramente tardará varios años, y donde se enterrará buena  parte de la llamada bonanza minera, sobre  suya base el gobierno edificó toda la promesa econométrica y social para este cuatrienio.

Experiencias como la reconstrucción del eje cafetero, en el pasado, no obstante se reclama como un modelo, nos dejó claro a los veedores que monitoreamos directamente el proceso -desde el día del terremoto-, que queda aun un largo camino por recorrer  a fin de proveer mejores mecanismos no solo para transparentarlo, socializarlo y democratizarlo mas.  Más recientemente, la Yidispolítica, el Agroingreso Seguro, y la propia parapolítica en materia de transparencia “a la brava” nos refrendaron esta desazón.

Muchas reglas de contratación por la naturaleza excepcional y el carácter urgente  de las medidas para conjurar la catástrofe se obvian, pero necesariamente a favor de las victimas, sino de intermediarios, contratistas llevados de la mano de lobistas -candidatos, de lobistas puros, o de puros candidatos. Los líos que hemos visto en materia de la cartelización de contratación   en Bogotá con el lio de los  Nule, los Moreno  & Cía., serán un juego de niños frente a lo que avizora por la contratación invernal.

En este eterna  diatriba los actuales mandatarios tienden a favorecer a los candidatos de sus huestes es esa pelea a muerte en que se torna la empecinada búsqueda del resultado, del “favor electoral”. Y la diáspora de los órganos  de control y justicia anticorrupción, y de organizaciones  de auditaje no gubernamentales en el mejor de los casos, quizás cumplirán su misión, y aun así será insuficiente, como insuficientes serán los recursos económicos – especialmente porque el fenómeno de las inundaciones, y cambio climático que empezamos a sufrir como resultante  de la catástrofe ambiental mundial  hará que  los recursos de cooperación internacional necesariamente escaseen-.

Esta  gran crisis constituye el gran examen a la política pública  en materia de transparencia en Colombia. La pregunta es si el país por fin ha entendido que la tarea del control a la gestión y recursos públicos es indelegable, no basta  con saber en que se invierte, sino bajo que criterio o criterios se priorizan u orientan tales  recursos tan limitados.

Así las cosas, implementar de manera urgente la Comisión Nacional Ciudadana para la Lucha contra la Corrupción, mediante el uso de las facultades extraordinarias de las medidas de emergencia invernal,  para librar una batalla integral contra la corrupción sobre la base del  control social, y promover las veedurías cívicas -preventivas e independientes de los intereses electorales en disputa- constituirá el gran reto a fin de evitar ser arrasados por el desbordamiento de los ríos de corrupción en esta decisivo torrencial electoral del 2011.

Pdta: En la Colombia Británica, Canadá continúa la campana de recolección de ropa para los damnificados del invierno en Colombia, y ya se cuenta con la donación del transporte del primer contenedor…

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO