S.O.S. Puente Navarro

8 de agosto del 2011

Las principales ciudades del mundo muestran con orgullo sus monumentos, invierten en ellos cientos de millones, lo publicitan e invitan a visitarlos, los convierten en su tacita de plata, y algunos llegan  a convertirse en sus íconos. Colombia afortunadamente posee varios, y fueron elevados en una época a monumentos nacionales, hoy se les denominan “Bienes […]

Las principales ciudades del mundo muestran con orgullo sus monumentos, invierten en ellos cientos de millones, lo publicitan e invitan a visitarlos, los convierten en su tacita de plata, y algunos llegan  a convertirse en sus íconos.

Colombia afortunadamente posee varios, y fueron elevados en una época a monumentos nacionales, hoy se les denominan “Bienes de Interés Cultural Nacional”, pululan tanto que no pareciera alcanzar el presupuesto para atenderlos. Por eso traemos a colación el caso del ya centenario Puente Navarro, construido entre los años de 1894-1898 e inaugurado el 16 de enero de 1899, fecha del cumpleaños de su gestor, Don Bernardo Navarro Bohórquez.

Esta belleza arquitectónica, orgullo de Colombia, está en total abandono por las autoridades competentes, hasta el punto que es un peligro atravesarlo en el sector de Puerto Bogotá, Guaduas, Cundinamarca, donde hay tremendos vacíos producidos por el desprendimiento de las tablas.

Puente Navarro

En el año de 1995 el Ministerio de Transporte en cabeza del ingeniero Juan Gómez Martínez, el Instituto Nacional de Vías con su director general ingeniero Guillermo Gaviria Correa y la subdirección de Monumentos Nacionales con el arquitecto Juan Luis Isaza Londoño, se llevó a cabo la restauración del puente, cuya fotografía extractada del folleto en cuestión, demuestra lo hermoso que quedó.

Hoy, 16 años después de haberse restaurado se encuentra en malas condiciones y requiere urgentemente su restauración. Son muchos los turistas colombianos y extranjeros que lo visitan y no se les puede mostrar completo porque al oriente del mismo los vacíos impiden el tránsito peatonal con normalidad; se puede cruzar, obvio, pero no se aseguran  las garantías necesarias a quienes se atreven hacerlo.

El año anterior, en visita que hizo la entonces viceministra de Cultura María Claudia López, la comunidad porteña de Guaduas la invitó hacer el recorrido para que viera con sus propios ojos el estado en que se encontraba el Puente Navarro, con ella estuvo el arquitecto Ovidio Guzmán, jefe de planeación de Guaduas, el especialista Luis Carlos Arboleda Rueda rector de la Institución educativa departamental, Diego Fernando Bohórquez en ese entonces asesor de cultura de Puerto Bogotá, entre otros, ella se comprometió gestionar ante el ente competente dicha solitud, que no solo claman los habitantes de Honda y Puerto Bogotá, sino los amantes de la historia arquitectónica del país.

Urge que el gobierno nacional restaure lo más pronto posible para recuperar esta joya que es parte de la historia arquitectónica, de los peajes y de los puentes de América, pues este puente fue construido por la  San Francisco Bridge Company de Nueva York, “la misma empresa que hizo el  Golden Gate de San Francisco en Estados Unidos”.

La viceministra de Cultura, María Claudia López, en Puente Navarro, el año pasado.

Una vez restaurado podremos repetir las palabras de la arquitecta Claudia Patricia Niño Fonseca, “Estas acciones, contribuyen a recuperar la imagen original del mismo, al liberar las adiciones que había tenido. Se suma también, la implementación de un sistema de iluminación. Así ofrece, no solo a la comunidad local sino también al visitante ocasional, la posibilidad de reconocer parte de la historia de Honda a través de un monumento que recupera su lugar en la memoria de quienes lo atraviesan cotidianamente o lo admiran eventualmente”.

Las autoridades competentes tienen la palabra.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO