Sabor agridulce: artículo sobre Jorge Reynolds

3 de julio del 2019

Opinión de María Piedad Villaveces

Sabor agridulce: artículo sobre Jorge Reynolds

El pasado 29 de junio Lisbeth Fog y Pablo Correa, dos periodistas líderes del periodismo científico en Colombia del periódico El Espectador, publicaron un artículo llamado “Jorge Reynolds, el hombre que no inventó el marcapasos”.  El artículo hace un recuento de varios momentos históricos en los que diferentes científicos del mundo comprenden la relevancia de los impulsos eléctricos del corazón y luego, poco a poco, van implementando estrategias para estimular a ese órgano con impulsos eléctricos producidos externamente. En el artículo también se aclara un mito criollo que daba como inventor del marcapasos del corazón a un Colombiano: Jorge Reynolds.

Sabor dulce: 

El periodismo científico existe en el mundo desde el siglo XIX. Sin embargo en Colombia no ha sido fácil crear el periodismo científico. Sólo muy recientemente se gestó la maestría de periodismo científico de la Universidad Javeriana. Fog y Correa son pioneros de esta disciplina en Colombia. 

El artículo que acaban de publicar sobre Reynolds, genera un sabor dulce, pues con este artículo los dos periodistas lograron presentar a la sociedad Colombiana un análisis detallado y documentado de un resultado de la ciencia, que debe conocer el público en general. 

El escrito no se basa ni en percepciones ni en rumores. Los dos periodistas entregaron en el artículo detalles específicos sobre la investigación que emprendieron, mencionaron la entrevista que le hicieron a Jorge Reynolds y también reconocieron posibles imprecisiones de algunas de sus afirmaciones por la limitación en el escrutinio de la información. Además el lenguaje utilizado es fácil y sin tecnicismos lo cual permite que la comunidad en general pueda comprenderlo. 

Es un sabor dulce, pues el liderazgo en el periodismo científico en un país con poca tradición en esa materia debe ser aplaudido y respetado, así genere controversia y debate. 

Sabor amargo: 

En Colombia y en el mundo se han visto extralimitaciones de los periodistas con respecto a su responsabilidad social. Más allá del principio de veracidad (concepto bastante debatido en el mundo de la ciencia), la ética periodística debe garantizar los derechos fundamentales de las personas que se pueden ver afectadas con la divulgación de la información. Estas acciones, no merman en absoluto el derecho de los medios a informar libremente, pero sí deben hacerlo dentro de los límites del bien común y del respeto de los derechos de las personas.

El titular del artículo: “Jorge Reynolds, el hombre que no inventó el marcapasos” de entrada desprestigia a un hombre que, en los años 60s hizo un esfuerzo con cardiólogos colombianos por incorporar un dispositivo para ayudar a una persona con afecciones cardiacas a recobrar los impulsos eléctricos del corazón. En ese sentido, tengo un sabor amargo porque les preguntó a Lisbeth y a Pablo: ¿Había necesidad de ese título? ¿Se podía haber llegado a otro título, que presentando los hechos y la investigación rigurosa que se hizo, no generará un dolor innecesario a la persona? ¿Hubiera sido menos visitado el artículo si lo titulan: “Jorge Reynolds y su contribución al invento del marcapasos”?

También tengo un sabor amargo por el silencio con el que Jorge Reynolds no desmintió a tiempo y categóricamente, que él no había sido el “inventor” sino que había contribuido a la invención del marcapasos, debió hacer esa precisión en todos los eventos en los que honraban sus acciones, que él había sido parte de equipos que en el mundo estaban desarrollando el marcapasos, hubiera sido suficiente para generar el respeto y admiración de todos. 

Usar un titular que desprestigie a una persona que puede no haber “inventado” el marcapasos sino contribuido, no es correcto. Tampoco es correcto que los científicos guarden silencio cuando autoridades los elogian como el “inventor” de algo sin serlo enteramente. 

Este artículo, con sabores agridulces, debe generar una profunda reflexión tanto en la comunidad científica, como entre los periodistas científicos y debe generar lecciones que deberíamos incorporar como sociedad.  

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO