Se equivoca usted señor Procurador

15 de mayo del 2015

Detener el uso del glifosato es una tarea con la que el país estaba en mora.

Cierto es que en este mundo todos tenemos derechos a defender nuestras ideas y posiciones sobre cualquier tema que se esté debatiendo. Sin embargo, considero que no por el hecho de mantener una postura radical, no se pueda considerar que se puede estar equivocado.

Creo que al señor Procurador le llegó el momento de que piense o, por lo menos, considere que podría estar equivocado en lo que al uso del glifosato como método para erradicar los cultivos de coca y amapola se refiere. No lo digo porque este no cumpla la tarea, puede ser que si lo logre, el problema está en las consecuencias que trae para los seres humanos que habitan en la región donde se haga la aspersión, lo mismo que para los animales y la misma tierra.

He tenido la oportunidad de dialogar con las comunidades del departamento del Putumayo, donde la queja constante es por la aspersión con glifosato sobre los cultivos de coca y amapola y sus consecuencias, que no son pocos según los habitantes de esta región.

Es claro que cuando se fumiga, este líquido no solo cae sobre la planta, también lo hace sobre los animales que se encuentran en el área de aspersión, y ahí tenemos el primer daño ambiental al ecosistema. También es claro que esto genera daños en la misma tierra en donde cae el herbicida, porque la vuelva improductiva.

Entonces es ahí donde no se entiende las razones que tiene el Procurador Alejandro Ordoñez para oponerse a la suspensión del uso del glifosato, cuando es claro que no se trata solamente de romper una cadena de negocios ilícitos, sino de quitarle un sustento económico a la ilegalidad, sin causar daños ni al medio ambiente ni a los habitantes de la región.

No sé si el Procurador se ha puesto a revisar la historia de la comunidades indígenas no solo del Putumayo, sino también las de toda la región de la Orinoquía y la Amazonía, donde por tradición la hoja de coca, amapola y marihuana, son utilizadas para fines medicinales, y su uso está ligado a muchas de sus culturas y tradiciones.

Por tanto no se puede llegar atacando al cultivo porque sí. Primero hay que entender las razones por las que se siembra, y luego sí estudiar o considerar el si se le destruye o más bien se le permite continuar, entre otras, porque estas son cosas que dota la misma naturaleza, no llegan a este planeta como invento del ser humano.

Detener el uso del glifosato es una tarea con la que el país estaba en mora. Así es que, señor Procurador, usted que tiene la tarea de velar por los Derechos Humanos en nuestro país, no continúe con esa posición un tanto ciega, y mejor le invito a que reflexione y piense en la manera de ayudar a detener la cadena de negocios del narcotráfico, sin que las comunidades y el medio ambiente en el territorio se vea perjudicado.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO