El sueño continúa ¡Gracias muchachos!

8 de julio del 2014

“Si Colombia pensara unida todo sería mejor y eso es lo que nos deja Pékerman.”

El fútbol es un deporte absorbente y mágico que logra lo inimaginable, unir corazones y reflejar una pasión infinita; a pesar de que Colombia sigue dividida por ideologías tontas, por varios días hubo una tregua y no nos dedicamos atacarnos, sino a admirar y a apoyar a nuestra selección, que tan bien nos representó en Brasil, jugando un fútbol de élite, con carácter y altura; atrás quedaron: los aburridores diálogos de La Habana, el enfrentamientos Santos-Uribe, los nombramientos amañados de las Cortes, el hacker de Zuluaga, la atornillada de Petro en la alcaldía de Bogotá, el asilo de María del Pilar Hurtado, los miserables ataques terroristas del ELN, los incendiarios discursos de Cesar Gaviria, el apetito burocrático de Vargas Lleras, en fin; cambiamos nuestra desgracia por goles ¡Y qué goles!.

La selección Colombia demostró que sí se puede pensar en un país mejor, gracias a la emoción, olvidamos y nos unimos. Si Colombia pensara unida todo sería mejor y eso es lo que nos deja Pekerman, una lección; tomó un equipo divido y sin ambición, acostumbrado a las roscas de antes y lo motivó para cumplir los objetivos. No se le pudo ganar a los anfitriones porque se hizo un primer tiempo discreto, por el juego fuerte de los cariocas y por el árbitro español que fue un desastre, dejó pegar y no protegió a los jugadores habilidosos, hasta Neymar sufrió las consecuencias.

Pero nos queda la ilusión y la satisfacción del deber cumplido, una excelente generación encabezada por James Rodríguez, quien se convierte en figura y nuestra máxima estrella, con un futuro prometedor; considerado por muchos especialistas como el mejor jugador del torneo; es el jugador diferente, nuestro 10 ideal, con formación internacional, juego rápido y con visión, tiene media distancia y presencia en el área, además de carácter que le sobra; también están otros grandes: Cuadrado, Ospina, Quintero, Zuñiga y todo el resto de la nómina, unos titanes con hambre de gloria.

Queda demostrado que hay 2 Colombias: la que sueña, trabaja y lucha por construir un futuro mejor, representada por los muchachos de la selección, Caterine Ibargüen, Nairo Quintana y Rigoberto Urán, quienes emergen de la dificultad, y otra, mal educada, representada por “figuras” como Martín Santos, hijo del presidente, el actor Manolo Cardona y el periodista Yamid Amat Serna, protagonistas de un escándalo de proporciones mayúsculas en un restaurante en Brasil, nos hicieron quedar por el suelo.

Desafortunadamente, también quedó sentado que somos intolerantes y violentos, no sabemos celebrar y nos matamos por cualquier cosa, las cifras son contundentes. No obstante, el sueño no terminó, el sueño continúa porque hay equipo y talento de sobra, Pékerman debe seguir para darle continuidad al proceso que tiene un nuevo reto, la Copa América 2015. Fueron recibidos como héroes; la felicidad, el orgullo, el amor y la pasión de los colombianos se confirmaron con la merecida y multitudinaria bienvenida ¡Gracias muchachos por regalarnos esta alegría y permitirnos soñar!

Estocada: Es el colmo que RCN y Caracol dejaran burlados a los colombianos trasmitiendo solo 40 partidos del mundial, únicamente por ahorrase unos pesos; sacaron partidos increíbles como Costa Rica-Holanda. ¿Hasta cuando nos tocará soportar este nefasto duopolio sin un tercer canal?

@JACOBOSOLANOC

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO