Si los malos supieran que ser bueno es buen negocio…

23 de marzo del 2016

“Para malos los Castro y ahora resultaron buenos por negocio.”

La madre de Facundo Cabral le dijo un día: “Si los malos supieran que ser bueno es buen negocio se volverían buenos por negocio”.

Para malos los Castro y ahora resultaron buenos por negocio. ¡Vaya uno a ver cuanta estupidez sale a la luz para tratar de convencernos de las bondades de tiranos como los Castro! Y no son ellos quienes precisamente nos seducen con sus buenas acciones, que no dan muestras de ellas por ningún lado, sino sus enemigos históricos, los imperialistas que estuvieron, están y estarán en la mira de los comunistas de Cuba y del mundo.

También viene de Facundo Cabral una graciosa ilusión, la de ver a los tiranos comunistas paseándose por Disney World… Tal vez la imaginación de este cantautor no llegó al extremo de imaginar al presidente del imperio haciéndolo en La Habana y fotografiándose con su peor enemigo. Pero así son las cosas cuando los malos entienden que es buen negocio ser bueno y les hacen creer a sus enemigos, y a sus nuevos mejores amigos, que ahora son buenos por que es un buen negocio ser bueno.

Un cinismo al extremo ha sido el desplegado en este circo que se armó en La Habana. Las ovejas fueron a festejar una cena con los lobos creyendo que los pueden convencer de que es mejor negocio volverse vegetarianos. Los lobos comerán pasto por un rato mientras las ovejas se regocijan al ver como a las buenas es mejor que a las malas con sus eternos enemigos y que de esa manera los lobos confraternizarán con ellas en plena armonía logrando un mundo mejor. Ya podrán ustedes imaginar el final de la historia.

Con los comunistas no se juega, ellos conocen bien su meta. “El comunismo no es un sistema igualitario, sino totalitario. No puede engendrar sino Estados criminales”, es una de las conclusiones a la que llegó el periodista francés Thierry Wolton luego de escribir dos tomos con más de dos mil páginas dedicados a repasar los ya próximos cien años del comunismo que se cumplen el año entrante.

Oigan bien: Estados criminales son los que nacen del sistema comunista. A eso estamos expuestos ahora y no es para tomarlo a la ligera, ni para escuchar cantos de sirenas, ni permitir caballos de Troya, no señores. Esto requiere de toda nuestra fortaleza para impedir que se lleven a cabo los siniestros planes que están ejecutando con tanta destreza y habilidad los comunistas de hoy.

Para quienes consideran que el comunismo es cosa del pasado, paso a recordarles quien es Liu Xiaobo quien, junto a 302 activistas, firmó la Carta 08 basada en la Carta 77 de Checoslovaquia y publicada el 10 de diciembre de 2008, día del sesentavo aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

La Carta 08 es una declaración con la que un grupo de chinos defensores de los Derechos Humanos exige reformas políticas que puedan llevar a la República Popular China a una democracia.

Liu Xiaobo fue condenado a once años de prisión por ser uno de los que redactó y firmó la Carta 08 dirigida a quienes detentan el poder en un Estado comunista. Su esposa se encuentra en prisión domiciliaría y no lo puede visitar. En 2010 recibió, desde la cárcel, el Premio Nobel de Paz “por su lucha no violenta y duradera por defender los derechos humanos fundamentales en China”.

¿Qué dice esa carta para que hubiera molestado al régimen que lo llevó a emprender una persecución despiadada contra quienes la firmaron?

Veamos:

“El pueblo chino, que soporta una situación desastrosa en materia de Derechos Humanos y protagonizó innumerables luchas a lo largo de estos años, constata con claridad que la libertad, la igualdad, y los derechos del hombre, son valores universales de la humanidad, y que la democracia y un gobierno constitucional son un marco fundamental para preservar estos valores”, dice la Carta y exige:

Reformar la constitución para permitir un sistema multipartidista, un sistema judicial independiente, separación de los poderes, control público de los funcionarios, cumplimiento de los Derechos Humanos, elección democrática de los funcionarios públicos, igualdad entre el campo y la ciudad, libertad de asociación, libertad de reunión, libertad de expresión, libertad de religión, libertad económica, protección de la propiedad privada, seguridad social, protección del medio ambiente y una comisión de la verdad.

Para cualquier ciudadano de país democrático esas peticiones son elementales y nunca entendería que por escribirlas podría ser condenado a once años de prisión. Así son las cosas en un régimen comunista sea el de China o el de Cuba.

Termino con la siguiente cita de Liu Xiaobo que contrasta amargamente con lo dicho en el circo montado en La Habana en el que los colombianos tenemos un triste lugar:

“Preservando el recuerdo de las víctimas, rechazando participar en el banquete donde están servidos panecitos empapados de sangre humana, es como los sobrevivientes y los hombres libres que no se encuentran detrás de barrotes, puedan descubrir el sentido de la vida y el respeto humano, y comportarse dignamente”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO