Sin inversión a la salud mental no lograremos erradicar las violencias en Colombia

19 de noviembre del 2018

Con todo lo que hemos avanzado tecnológica y científicamente es increíble que a estas alturas llegando al 2019 todavía necesitemos fechas especiales, campañas muy creativas y fuerte movilización social para intentar que los personajes que le hacen tanto daño a los niños y a las niñas entren en razón, controlen sus impulsos y se enteren […]

Sin inversión a la salud mental no lograremos erradicar las violencias en Colombia

Con todo lo que hemos avanzado tecnológica y científicamente es increíble que a estas alturas llegando al 2019 todavía necesitemos fechas especiales, campañas muy creativas y fuerte movilización social para intentar que los personajes que le hacen tanto daño a los niños y a las niñas entren en razón, controlen sus impulsos y se enteren del marco normativo que sería utilizado para sancionarles si llegan a secuestrar, a torturar, a abusar sexualmente y a quitarle la vida a un menor de 18 años.

Es tan obvio respetar a los demás, es absolutamente obvio no pasar esa barrera que al atravesarla terminamos haciendo sufrir u ocasionando un daño severo e irreparable no solo a la víctima sino a su entorno, a la familia y a la sociedad en general, pero esa obviedad parace no funcionar en esos delincuentes y enfermos mentales a quienes finalmente no se les puede reconocer la patología porque no recibirían una condena si no un tratamiento psiquiátrico y unos medicamentos que a la larga no usan sino les da la gana o si simplemente se les olvida y el riesgo latente sigue para nuevas posibles victimas, y no los voy a mencionar ahora, pero casos hay en cantidades.

Con un sistema judicial que no funciona como debería funcionar y ahí me refiero a la impunidad en tantos casos denunciados y en los que finalmente no se hace justicia y por ende no se protege a la victima pero que además termina revictimizandola y no creyéndole y con unos funcionarios y una sociedad que naturaliza la violencia, pues estamos en el peor de los mundos, pero como la vida continúa no podemos dejarle el espacio a la desesperanza y no podemos perder la fe en que algún día esto cambiará.

Por eso, hoy el mensaje para quienes aún están bien de la cabeza, para quienes no han perdido la cordura, la empatía por lo que los otros sienten, para los profesionales de la salud mental, para quienes investigan, hacen justicia y protegen y sobre todo para nuestros gobernantes, aprovechemos para invertirle todos los esfuerzos y presupuestos a prevenir y a atender los casos de violencia física, sexual y emociona,l porque como lo dice el mismo director del INML esto es una pandemia y si seguimos pensando que esto le pasa otros y no a nosotros pues no vamos a avanzar , y vamos a seguir perdiendo la oportunidad para trabajar por las relaciones sanas y sobre todo respetuosas que tanto necesitamos.

Señor Presidente Duque y Señor Ministro de Salud que en este plan nacional de desarrollo una de las prioridades sea, como lo hacen desde hace décadas en otros países, la salud mental, esta es una alerta naranja y por las cifras tan altas que tenemos sugiero un plan de choque con estos temas y con unos funcionarios conocedores y actualizados de la norma pero conscientes de que en sus manos está salvar la integridad de tantas victimas que tiene Colombia de todos los tipos de violencia y a quienes no solo no se les cree, no se hace justicia sino que quedan a la deriva sin un tratamiento o terapia psicoterapéutica y un seguimiento para intentar que esa persona logre tener la calidad vida que se merece.

Del 19 al 25 de noviembre Semana Distrital del Buen Trato, importante participar de la programación que nos ofrece la SDIS pero si no podemos asistir, desde la casa podemos revisar las cifras, aprender un poco más sobre las rutas de atención a todas las formas de violencia pero lo más importante: reflexionemos sobre cómo nos estamos comunicando con nuestros seres queridos, nos estamos respetando?, tenemos un buen método de resolución de conflictos? Si no es así, busquemos orientación y no caigamos jamás en la tentación de perder el control y terminar haciendo un daño irreparable a esos seres que tanto amamos.

Martha Ordóñez

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO