Un lugar inesperado

Un lugar inesperado

13 de febrero del 2018

Las calles son anchas y sin huecos. Los postes no tienen cables pues han sido enterrados. Las torres tienen cinco pisos y, a pesar de no ser iguales, guardan armonía. Son 33060 apartamentos pero hay aire y espacio. Uno no se siente en medio de torres de esas que tapan la luz y oprimen el corazón. Son 140 mil habitantes pero apenas se perciben tan grande es el área construida. No hay trancones ni suciedad en las calles.

Estamos en Soacha. Sí, en Soacha, el municipio que linda con Bogotá y que tiene la imagen de ser uno de los más desordenados, sucios y contaminados de Colombia. Con más de un millón de habitantes, es un símbolo de ausencia de urbanismo, congestión y corrupción. Recibe de Bogotá el agua y la electricidad. Pero también todos los problemas de ser una ciudad dormitorio donde la mayoría de su población trabaja en la capital.

Es Ciudad Verde, un complejo urbanístico colosal, el más grande Colombia, desarrollado en una antigua finca entre la Autopista Sur y el río Bogotá. Este proyecto, dirigido por la constructora Amarilo, pero desarrollado en asocio de las principales firmas edificadoras del país, es un verdadero modelo de lo que deberían ser las grandes urbanizaciones colombianas. Cuenta con centros comerciales, colegios, numerosos parques, estación de policía, terminal de transporte y en un futuro contará con su propio hospital y plaza de mercado.

Pero lo más interesante es el esfuerzo de la Agrupación Ciudad Verde por desarrollar un conjunto de iniciativas que generen un entorno de cultura y bienestar para la comunidad. La Agrupación es un ente fondeado por los propietarios con una contribución mensual de 5000 pesos por apartamento. Sus iniciativas no son comunes. Por ejemplo, hay diez bibliotecas públicas en los parques donde la población puede leer los libros con el compromiso de devolverlos.  Adelantan programas de reforestación y quieren que cada parque tenga una temática especial. Lucha, de forma inteligente, contra el micro- tráfico que también aquí acecha en esta comunidad. Han logrado, mediante una paciente concertación, que los vendedores ambulantes acepten trasladarse a la plaza de mercado que construirán para formalizar su actividad. Están empeñados en que el conjunto no se deteriore como tantos otros en Colombia y tienen como mega-proyecto el de convertir a Ciudad Verde en una ciudadela museo.

Ciudad Verde tiene problemas serios de movilidad y son ignorados por la alcaldía de Soacha que se beneficia de sus impuestos pero muy poco les retribuye en servicios.

No es sólo un modelo habitacional sorprendente. Es un verdadero experimento social en formación.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.